Con todo respeto

Sentando cabeza

Insospechadamente, para sorpresa de propios y extraños, el presidente de México se disculpó... así, nadamás. Y, sí de pronto pidió disculpas. Claro que una mayoría creería que las disculpas podrían ser por tantas cosas o temas, ya fuera sus recientes anécdotas en Canadá, por el reciente aumento a las gasolinas, por los 43, por las reformas... hasta por el 7 a cero que le propinió Chile a México...

Fue así como ocurrió durante la puesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción, donde Peña Nieto pidió perdón, de la nada, pero aclaró que su disculpa era por la indignación generada con el incómodo tema de su casa en las Lomas; la "Casa Blanca".

Refiriéndose al tema de "la casa", Peña dijo que lo ocurrido le "reafirmó que los servidores públicos, además de ser responsables de actuar conforme a derecho y con total integridad, también somos responsables de la percepción que generamos con lo que hacemos, y en esto reconozco que cometí un error".

"No obstante que me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno. En carne propia sentí la irritación de los mexicanos. La entiendo perfectamente, por eso, con toda humildad, les pido perdón", dijo.

Ya entrado en revelaciones, Enrique Peña Nieto afirmó que para recuperar la confianza ciudadana los servidores públicos deben ser autocríticos en su actuar y verse al espejo, iniciando por él mismo.

Aprovechó así para hablar de la información difundida en noviembre de 2014 sobre la llamada Casa Blanca, la cual, admitió, causó indignación en los ciudadanos.

Fue justo ese episodio, subrayó, el cual lo convenció a impulsar la creación de un sistema anticorrupción que fortaleciera la integridad en el servicio público y combatiera los actos ilegales.

Ahí en el Palacio Nacional, el titular del Ejecutivo federal firmó los decretos para promulgar las siete leyes secundarias que permiten poner en marcha de manera inmediata el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), con el cual, subrayó Peña Nieto, "el servicio público será más íntegro y habrá una real y efectiva rendición de cuentas".

Luego de reconocer que el sistema anticorrupción es producto de la participación de la sociedad, académicos y expertos, Peña llamó a los servidores públicos a ser autocríticos para recuperar la confianza ciudadana

Hay que decir que el nuevo sistema incluye la creación de la Fiscalía de Combate a la Corrupción y el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, además de que fortalece el actuar de la Auditoría Superior de la Federación.

"Estoy seguro de que en México habrá un antes y un después de este sistema. Con el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción trabajaremos para erradicar los abusos de quienes no cumplen con la ley, de quienes dañan la reputación de millones de servidores públicos que se desempeñan de forma íntegra y honesta", recalcó.

Y todo este númerito que hoy lo ha catapultado casi como tendencia en twiter, sucedió acompañado de los representantes de los Poderes de la Unión, gobernadores, empresarios, académicos y de la sociedad en general, ante quienes anunció que durante el próximo periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión enviará su propuesta para encabezar la Secretaría de la Función Pública, luego de que, también para sorpresa de otros, el hasta entonces Secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, presentara su renuncia, ahí mismo, durante el mismo evento.

"El Sistema Nacional Anticorrupción es una importante transformación para nuestro país. Así como en su momento la creación del Instituto Federal Electoral fue un paso decisivo para nuestra democracia, estoy convencido de que este sistema será un paso hacia nueva era en el servicio público (...) Crea instituciones fuertes y autónomas para prevenir y castigar la corrupción. Con él, se eliminarán los trámites innecesarios y hará que las contrataciones y obras públicas se realicen con total transparencia. El servicio público será más íntegro y habrá una real y efectiva rendición de cuentas", agregó.

El presidente del Senado de la República, Roberto Gil, rechazó que la corrupción se encuentre en el ADN de los mexicanos y más bien, dijo, es una práctica que ocurre por la displicencia de autoridades y los propios ciudadanos.

Entre tanto, y ya montados en el caudal de noticias, paralelamente la Presidencia de la República dio a conocer que Angélica Rivera, esposa del presidente devolvió la residencia ubicada en Lomas de Chapultepec, la cual es conocida como la Casa Blanca, a Ingeniería Inmobiliaria del Centro, SA de CV, a través de un convenio de terminación de contrato de compraventa con reserva de dominio.

De hecho, se dijo que eso ocurrió el 11 de diciembre de 2014 y por la terminación del contrato de compraventa las partes acordaron que la señora Rivera de Peña pagará el equivalente a una renta por el tiempo en que tuvo posesión del inmueble; y que la inmobiliaria reintegró los pagos que Angélica Rivera había realizado entre el 12 de enero de 2012 y el 11 de diciembre de 2014, más los intereses respectivos. "De esa manera, desde esa fecha la señora Rivera no tiene relación alguna con el inmueble, es decir, ni la posesión ni la propiedad", se insiste el comunicado oficial.

Hace unas horas, el presidente cumplió 50 años de edad... tal parece que, finalmente, como dicen los clásicos, la edad le está haciendo sentar cabeza.

con.todo.respeto@live.com