Con todo respeto

Entre ofendidos te veas

En estas últimas semanas, además de la jornada electoral, nada ha acaparado más la atención que el tema del chacoteo que se trae el presidente Peña Nieto y el Secretario de Educación, Emilio Chuayffet, con la evaluación docente: que si sí va, que si dice mi Mamá que siempre no, que si la suspendemos tantito, que si los medios confundieron, que si otros politizaron el tema, que si a chuchita la bolsearon, que si ofenden al presidente con tales suspicacia hasta el “llueve, truene o relampague”.

Mientras tanto, lo que ya es una realidad es que todo el magisterio cobro com-ple-ti-ta su quincena de junio; faltaba más!!! Y es que a decir del todavía titular de Educación, eso no es cosa suya: si por él fuera, no habrían cobrado, insinúo. Pero se escuda en que la ley establece como figura de “patrón sustituto” al gobernador de la entidad donde los maestros hacen de las suyas, es decir: no dar clases. Entonces, los pagos efectuados son porque los gobernadores también tienen su corazoncito.

Aaaah, pero eso sí: ahí de aquél que ose incomodar al presidente con sus dudas al respecto, como ya sentenció Chuayffet, pues a decir suyo “nada ofende más al presidente que los opositores a la evaluación”. Paradójicamente, los ofendidos son los mexicanos con el manejo titubeante del tema, máxime la verdadera ofensa en que ha incurrido el gobierno federal, como presupone un sector de la sociedad, al haber negociado la suspensión temporal de la evaluación con el voto de la CNTE a favor del PRI, tal y como podrían mostrar los resultados de dicha jornada y, paralelamente, los nulos actos vandálicos de los disidentes de la CNTE así como la oootra amenaza no cumplida de desquiciar la ciudad de México con el arrivo de casi 70 mil maestros de los que, simplemente, no llegaron ni el 10%, ni hicieron gran cosa, ni siguen por ahí… con excepción de uno que otro está intentando hacer lo suyo.

Entre tanto, vale la pena recordar un episodio del sexenio pasado cuando llegaron los resultados del examen para candidatos a ocupar las plazas de maestros de Educación Básica, de la Secretaría de Educación Pública, y con ellos la cruda realidad sobre la calidad educativa de aspirantes y, presumiblemente, del profesorado en activo. Y es que según los resultados de la SEP, luego de haber aplicado y evaluado el Examen de Conocimientos, Habilidades y Competencias Docentes, se informó que el 70% de los aspirantes, es decir: cerca de 95 mil, habían obtenido una calificación equivalente a reprobados sin que por ello dejen de ser considerados a obtener alguna de las 18 mil plazas que otorgará la dependencia.

Fue entonces cuando el entonces titular de Educación Pública, el Médico Cirujano, Maestro en Administración Pública por la Universidad de Guanajuato; ex Presidente del Consejo General del Instituto Electoral Estatal de su natal Guanajuato, ex Secretario de Salud, y casi prócer de la patria por habernos salvado de la amenaza epidemiológica más severa de la que se tenga registro en la historia mundial, José Ángel Córdova Villalobos, dijo: “en algunas áreas del país, en zonas indígenas, (hasta) hay que bajar el nivel (del examen) porque si no, no tendríamos maestros”, aseguró.

En favor de la dependencia, habría que decir, tal y como lo dejó ver en su informe de resultados que: 3.56% no fueron aceptados por haber obtenido las calificaciones más bajas en la evaluación, por lo que resultaron catalogados como “no aceptables”, es decir: que a pesar de que el 70% no aprobó el examen, la SEP nos da la tranquilidad que merecemos al asegurarnos que entre los reprobados, hay un 3.56% que no serán aceptados, pero no por haber reprobado el examen, sino por haberlo reprobado de modo “no aceptable”. Y ante ello, surge la claridad del porqué los otros reprobados si serán aceptados, es decir: que reprobaron el examen de modo aceptable... Más claro, ni la emergencia epimed epime e-pi-medi-ooo-lógica. La epigme; hay Dios mío! e-pi. Eee-pii- mediooo-lógica.

Otras cifras del reporte señalaban que cerca del 30% de los profesores que aplicaron el examen, es decir: cerca de 20 mil quinientos obtuvo una calificación de entre 6 y 10, de acuerdo con los parámetros de aciertos dados a conocer por la Secretaría de Educación. Así también, se destaca que el 0.22%: sí, el cero punto veintidós porciento obtuvieron una calificación equivalente a 10: sí, a diez. En su caso, dicha cifra porcentual representa trescientos nueve aspirantes... sí, 309!

Cabe señalar que el mayor promedio de aciertos obtenidos en el examen se presentó entre jóvenes de 20 a 25 años, correspondientes al estado de Nuevo León, quienes a su vez son aspirantes a una plaza estatal. Mientras tanto, el más bajo número de aciertos se reportó en San Luis Potosí entre candidatos de edad superior a los 60 años, quienes obtuvieron menos del 1% de los aciertos... de 120 preguntas.

Curiosamente, al día de hoy los temas del magisterio siempre nos remiten a una sola persona que, entre otras cosas, pareciera ya inminente su salida de de la cárcel, y sin comprobársele nada de las acusaciones que hasta ahora la han tenido ahí. Paralelamente, se presume también, que el ex gobernador de Tabasco podría correr la misma suerte, y este mismo año.

con.todo.respeto@live.com