Con todo respeto

¿Así o más felices?

Hace unos días la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, la OCDE, institución europea que se encuentra en Francia, emitió su más reciente indicador sobre el estado que guarda la felicidad en el ánimo de los ciudadanos de diversos países, entre ellos, el de los mexicanos.

Así pues, y de acuerdo también con el Índice para una Vida Mejor, el índice de satisfacción en que nos ubicamos como nación es uno de los más altos y donde los mexicanos están más satisfechos con su vida que el promedio de los países que integran la OCDE. Al respecto, según los datos más recientes, el 85% de las personas en México dice tener más experiencias positivas en un día normal, es decir: sentimientos de paz, satisfacción por sus logros, gozo, que negativas: dolor, preocupación, tristeza, aburrimiento., entre tantos otros pesares propios de los mexicanos… lo mexicanos infelices, claro!

En materia de seguridad, el texto señala que la tasa de homicidios aumentó de siete hace 10 años a 24 en el último año del sexenio, lo que convirtió a México en uno de los países más inseguros entre la OCDE. Asimismo, explica que “13% de los habitantes informaron haber sido víctimas de un asalto durante los 12 últimos meses; y que también es mucho más probable que los hombres sean víctimas de homicidio que las mujeres”.

Además, el reporte mide otros aspectos como vivienda, salarios, el sentido de comunidad y el medio ambiente y se explica que en México, el ingreso familiar disponible neto ajustado promedio es de 12 mil 732 dólares al año, cifra menor que el promedio de los países enlistados por la OCDE, que oscila los 23 mil 47 dólares.

“La brecha entre los más ricos y los más pobres es considerable; la población situada en 20% superior de la escala de ingresos gana 13 veces lo que percibe la población que ocupa 20% inferior”, agrega.

Respecto al nivel educativo, el índice mexicano mostró que 36% de los adultos entre 25 y 64 años han obtenido el equivalente a un título de escolaridad secundaria, cifra mucho menor que el promedio del resto de las naciones pertenecientes a la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo Económicos, que suma 74%.

Para conocer con más detalle ésto, baste saber que la OCDE, recientemente, también publicó que México ocupa el último lugar en seguridad y educación. En general, en los 11 parámetros de medición que se analizan, el país está por debajo de los estándares de calidad de vida establecidos por el organismo internacional, y sólo supera a Turquía, nación que ocupa el último lugar de la medición entre los 30 países miembros.

Asimismo, para complementar los datos vale la pena saber, también, que dichos parámetros son: los ingresos, la vivienda, el empleo, las relaciones sociales, la educación, el medio ambiente, la salud, la satisfacción, la seguridad y la conciliación entre la vida laboral y la vida privada.

Paradójicamente, hace apenas unos meses, fue publicado el resultado que arroja la Encuesta de la Felicidad de los países, emitido por una institución inglesa, la cual ubica a México en el lugar 23 de aproximadamente 70 naciones. No obstante de ser la economía número 12 del mundo, México está ubicado en el lugar 23 del índice de felicidad mundial que mide componentes de esperanza de vida, satisfacción de calidad de vida y huella ecológica de 143 países.

Asimismo, el índice, que otorga una evaluación máxima de 100 puntos está basado en la medición de factores asociados a la calidad de vida, de donde se calificó a México con 55.6 puntos, pero a Costa Rica, con 76.1; República Dominicana, 71.8, y Jamaica, 70.1. Considerando los datos anteriores, tal parece que en nuestro país, la corrupción juega un papel complementario y, posiblemente relevante en el entorno de la felicidad que caracteriza a nuestra población.

Y para terminar de aterrizar estos datos que, probablemente no nos digan tanto como parece, vale la pena recordar que, a decir de otros indicadores, México se ubica a tan sólo 23 lugares del país más violento del mundo según el Índice de Paz Global 2012, al ocupar el puesto 135 de las 158 naciones evaluadas... Sí: el 135 de 158, de donde el 158 es el más violento.

con.todo.respeto@live.com