Con todo respeto

La corrupción no anda en burro

Transparencia Internacional (TI) ha publicado un estudio relacionado con la percepción ciudadana en materia de corrupción en América Latina. Los datos obtenidos y difundidos por dicha ONG dicen que México y Argentina son los dos países del continente americano en que los ciudadanos tienen una mayor percepción de que la corrupción ha aumentado en los últimos años, especialmente, en los dos años recientes, con base en el Barómetro Global de la Corrupción del último año.

El informe indica que un 71% de los mexicanos y un 72% de los argentinos consideran que en el periodo mencionado la corrupción se incrementó. Por su parte, el reporte señala que el tercer país de América Latina en este podio de mala percepción ciudadana es Venezuela, donde un 67% de los encuestados opinan que la corrupción, ahí, es rampante… lo cual constituye un elemento más de la crisis actual en aquel país que, por cierto, está cumpliendo sus primeros cien días.

Sobre estas cifras y su origen, no está de más recordar que dichos datos fueron recabados durante el último bienio, lo que significa, para el aterrizaje de corresponsabilidades sobre dicha percepción, que en cuanto al caso mexicano y el venezolano, la gente se expresó así, precisamente, durante el último periodo en el poder de sus mandatarios salientes, Calderón y Chávez, este último, fallecido hace poco más de un mes.

En el estudio se desglosa la percepción de desconfianza que se tiene de las instituciones públicas según diversos sectores y países. A este respecto la policía es el peor organismo para los venezolanos, los mexicanos, para los bolivianos y los salvadoreños… y en ese orden.

Entre tanto, los mexicanos también sitúan en lo más alto de la corrupción a los partidos políticos, igual que como “lo ven” los brasileños. De hecho, en los dos últimos años, en ambos países, hubo movimientos sociales críticos con los partidos; en 2012, por ejemplo, en los meses previos a las elecciones presidenciales, surgió en México el movimiento Yo soy 132, y en las últimas semanas en Brasil se han sucedido manifestaciones masivas contra la falta de recursos públicos, impulsados por jóvenes de características semejantes entre ambas naciones, al menos en perfil y preferencias ideológicas o generacionales.

Los líderes de la tabla son los argentinos, quienes también ponen el dedo acusador en sus políticos. Hace tan solo unas semanas, por ejemplo, un empresario cercano al fallecido ex presidente Néstor Kirchner fue imputado por lavado de dinero. Empero, al otro lado del Atlántico destaca el preocupante resultado en España, donde un 67% de los ciudadanos consideró que la corrupción sube, un porcentaje idéntico al de Venezuela y similar al de México y Argentina. Los casos de corrupción que se vinculan a los dos partidos españoles preponderantes, el conservador Partido Popular y el socialdemócrata PSOE, son un ejemplo claro de los hechos que han podido formar una impresión tan mala entre los ciudadanos del país hispanoamericano.

Sin embargo, España no es el país que peor parado en dichos temas y percepciones en Europa. Y es que los franceses han descalificado especialmente a sus instituciones, pues: un 72% de ellos dice que, cada vez, son más corruptas. Entre tanto, los alemanes son algo más reservados al afirmar, en un 57%, que en su país ese problema es creciente. En tanto, dicen que en el país de la Unión Europea más descalabrado por la crisis económica, Grecia, un moderado 55% opina que sus servidores públicos se han corrompido más... y aun así, con ese aparentemente bajo 55% asestaron, recién, un golpe de estado.

Por su parte, Transparencia Internacional destaca un punto optimista: nueve de cada diez encuestados en tooodo el mundo (114 mil personas en 107 países) han dicho que están dispuestos a actuar contra la corrupción... ya nada más falta que “actúen”... y, en el mejor de los casos, que algunas de ellas lo hagan en México.

Ahora bien, no en todos los países se tiene la misma confianza en la capacidad de la sociedad civil para cambiar las cosas. España, por ejemplo, donde hubo en 2011 un relevante movimiento de protesta, está en el estrato de confianza más bajo de la encuesta: entre el 41 y el 60% piensan que los ciudadanos pueden hacer algo. En la escala más alta (entre el 81 y el 100% de confianza en el poder ciudadano) están Brasil, México, Paraguay, Perú y Venezuela.

Mientras, los países que peores resultados han tenido en todo el mundo son Argelia (un 87% dice que la corrupción ha crecido) y Nigeria (85%) en África… y Líbano, en Oriente Medio, con un 85%.

Aunque estos últimos datos parecieran dejar mejor parado a nuestro país, aunque sea por una diferencia de entre 12 y 15 puntos porcentuales, de cualquier forma no deja de ser líder en materia de corrupción, al menos, en un continente: el suyo

Y si algo al respecto hiciera falta para ilustrar la vehemencia del tema, es la reciente encuesta de la firma Ernest & Young, que en temas de “fraudes” indica que más de la mitad de sus encuestados, el 60% de empresas de 48 países del mundo, -pa´pronto- señalan a México como el país de toda América Latina con mayor grado de corrupción y de sobornos... ya veremos quién es el guapo que niega o responde a estas cifras.

con.todo.respeto@live.com