Con todo respeto

Tercera caída y mando único a prueba

El Chapo cayó por tercera ocasión, y el Mando Único se impuso en Morelos. Y las cifras sobre seguridad que ahora ofrece INEGI, aparecen como un nuevo reto en materia de seguridad para el país, pues hay quienes creen que ni eso modificará las tendencias en materia de seguridad nacional.

Y es que por ahora, las cifras del instituto que hasta nuevo director está estrenando, indican que con base en su Encuesta Nacional de Seguridad en el país, lo menos-lo menos que dice, y para empezar, es que el 67 por ciento de la población en México calificó de inseguro el lugar donde vive.

De hecho, con base en el documento oficial, hasta diciembre del 2015, el 33.7 por ciento de la población afirmó que la situación de seguridad seguiría mal y el 26.6 por ciento consideró que empeoraría. Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana 2015, en la que informa sobre la percepción que la población mayor de 18 años tiene sobre la seguridad pública en México.

Al respecto, los mayores de edad que participaron en esa otra consulta viven es seis ciudades seleccionadas de cien mil habitantes, de 25 estados, entre ellas están Tijuana, Baja California; León, Guanajuato; Acapulco, Guerrero; Cancún, Quintana Roo; Tampico, Tamaulipas y Veracruz, así como el Distrito Federal. En tanto, INEGI señala que en la encuesta se plantean conceptos relevantes en el tema de seguridad pública como sensación de inseguridad por temor al delito, mala expectativa social sobre la tendencia del delito, atestiguación de conductas delictivas o antisociales y cambio de rutinas por temor a ser víctima del delito.

De acuerdo a esta encuesta nacional, el 67.7 por ciento de la población consultada consideró inseguro el lugar donde vive. El 69.8 por ciento dijo haber visto o escuchado consumo de alcohol en las calles en los últimos tres meses; el 67.1 por ciento, robos y asaltos; mientras que el 55.9 por ciento, afirmó haber presenciado vandalismo, aunque se apreció que esta última situación disminuyó 4.1 ciento en comparación con diciembre del año anterior.

En cuanto a las expectativas de seguridad pública, para diciembre del 2015, el 21.8 por ciento afirmó que la situación seguiría igual de bien; sólo el 13.7 por ciento creyó que mejoraría; el 36.3 por ciento consideró que seguiría igual de mal y el 26.6 por ciento que empeoraría. En tanto, los porcentajes de las conductas delictivas atestiguadas fueron: consumo de alcohol en las calles, 69.8 por ciento; robos o asaltos, 67.1 por ciento; vandalismo en viviendas o negocios, 55.9 por ciento; venta o consumo de drogas, 43.5 por ciento; bandas delictivas o pandillerismo, 32.6 por ciento; y disparos frecuente con armas, 22.1 por ciento

De esta manera, también, al dar a conocer la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), correspondiente a diciembre pasado, ahora sabemos que cerca de 36.3% de los mexicanos consultados consideró que en el año que corre la delincuencia en su ciudad "seguirá igual de mal", e incluso 26.6% manifestó que hasta "empeorará". En contraste, sólo 21.8% de la población dijo que "seguirá igual de bien" y 13.7% mencionó que "mejorará".

Según el instituto, la sensación de inseguridad por temor al delito y las expectativas que tiene la población respecto de la seguridad pública se generan por diversos elementos, como la atestiguación de conductas delictivas y antisociales que ocurren en el entorno de la población. Asimismo, el temor al delito puede afectar las rutinas de la población y la percepción que se tiene sobre el desempeño de la policía.

Lo anterior ha obligado a 66% de la población de 18 años y más a modificar sus hábitos respecto de "llevar cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito"; mientras que 62.8% señaló que modificó sus hábitos sobre "permitir que salgan de su vivienda sus hijos menores"; 49% cambió rutinas en cuanto a "caminar por los alrededores de su vivienda después de las ocho de la noche", y 28.5% cambió rutinas relacionadas con "visitar a parientes o amigos".

A partir de lo anterior, las autoridades policiacas son observadas con reservas por la mayoría de los mexicanos. De hecho, 67.1% ve "poco o nada efectiva" a la policía municipal; esta percepción se repitió con 60% consultado para el caso de la policía estatal, mientras la Policía Federal tuvo una desaprobación de 43% de los consultados.

El Inegi precisó que la ENSU se lleva a cabo durante los primeros 20 días del último mes de cada trimestre con una muestra de 2 mil 336 viviendas urbanas distribuidas en todas las entidades federativas del país.

Curiosamente, estos indicadores hoy cobran mayor relevancia con los acontecimientos recientes. Si bien estas consultas recopilaron información de la gente en los meses anteriores, de cualquier forma los temas que este año han polarizado a la opinión pública han sido, cuando menos dos de ellos: la violencia en Morelos y la intervención del Mando único ahí mismo, así como la nueva caída de El Chapo. Temas que, curiosamente deberían atemperar las cifras aquí revisadas. Empero, para ello, habrá que esperar una nueva entrega de datos duros como los ahora difundidos y conocidos. Lo cierto es que, tal parece, no basta una u otra cosa, el Mando Único o aprehender a El Chapo, para que la gente se sienta mejor, recupere la confianza o cambien dichas tendencias e indicadores, no.

con.todo.respeto@live.com