Con todo respeto

Luces teotihuacanas

Está por cumplirse un año de la inauguración de los eventos de luces y sonido en la zona arqueológica de Teotihuacan, llamado Experiencia Nocturna, evento que retomó la trunca propuesta anterior titulada Resplandor Teotihuacano, que fue suspendida en 2009 luego de que activistas y trabajadores sindicalizados del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dieran cuenta entonces de los daños provocados a las pirámides.

En aquella ocasión, más de un sexenio después, nada detuvo la puesta en escena ni el desfilar de personalidades de alto rango del Gobierno Federal y el local, es decir, del Estado de México. Entre ellos, claramente figuró el presidente, acompañado por el gobernador del Estado, Eruviel Ávila Villegas, quien desde 2011 se comprometió ante empresarios a realizar el show de luz y sonido, y por los secretarios federales de las secretarías de Turismo, Enrique de la Madrid; de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza; el entonces responsable de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa; y hasta por la directora del INAH, María Teresa Franco.

De manera oficial, se dijo que Peña Nieto "celebró el inicio de este espectáculo que permitirá a los visitantes de México y el extranjero conocer la riqueza de Teotihuacán, su pasado y su conexión con las raíces que nos dan identidad a todos los mexicanos". Asimismo, dijo que Teotihuacán, inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, recibió en 2015 cerca de tres millones de turistas nacionales y extranjeros, lo que la convierte en el recinto más visitado", administrado por el INAH.

"Estoy seguro de que, además de brindar una nueva experiencia a los visitantes, este proyecto contribuirá al desarrollo turístico, económico y social de la región, de manera sustentable y con absoluto respeto y cuidado para nuestro patrimonio", dijo en su momento el mandatario federal.

Sobre los preparativos para este evento, algo que llamó la tención de propios y extraños, fue la instalación de objetos ornamentales sobre el vado que separa los carriles de ida y vuelta en la carretera México-Tulancingo hasta su derivación hacia las Pirámides. En dicho tramo, que comprende esa bifurcación y hasta las inmediaciones de la caseta cercana al Distrito Federal, se aprecian diversas figuras aparentemente representativas de la cultura teotihuacana, las cuales son de dimensiones sobresalientes y se encuentran asentadas sobre bases de dimensiones aún mayores.

Asimismo, dichas figuras además de bustos de tipo arqueológico que componen la instalación sobre el vado, estas ornamentas incluyen la instalación de enormes medallones ubicados sobre las torres de los puentes vehiculares que pasan sobre dicho tramo.

Sin embargo, no solo ello llama la atención, sino también que se le han colocado muros de contención anti accidentes vehiculares, como los que se colocan en las curvas de una carretera, al tiempo en que, también, les han sido colocadas luminarias muy modernas para que no haya horario en que alguien pudiera no notar su presencia.

Hasta ahora, casi nada se ha sabido quién instaló esto, qué costo tuvo este trabajo, cómo se pagó y a qué necesidad responde, por plantear un par de preguntas.

De hecho a más de un año de la instalación de este conjunto de artefactos de tipo arqueológico y turísticos, y sin respuestas oficiales al respecto, ahora estos ya dan muestra de abandono y descuido, pues algunos de ellos ya no se ven por el crecimiento de las áreas verdes que los rodean, mientras que en otros ya no encienden las luces tipo led que les fueron instaladas y por pares en cada instalación.

Hay que recordar que semanas antes a la inauguración del espectáculo en Teootihuacan, manifestantes locales aseguraron que la zona no necesitaba espectáculos ni shows multimedias "que sólo venden fantasía y que rebajan a las pirámides como pantallas de plasma, pues los visitantes acuden a la zona arqueológica en busca de un entorno natural y místico que aún conserva (...) Queremos que se respete el entorno y que Teotihuacan siga estando en su estado natural si queremos conservarlo para más generaciones, quieren acabar con las pirámides en pocos años.

Teotihuacan sin espectáculo tiene su atractivo y no es necesario montar un show que va costar millones de pesos que sólo va a beneficiar a otros bolsillos y no a la región y ni a los pobladores" (...) "Ya acabaron con todo, con los recursos naturales, el petróleo y ahora quieren apoderarse de nuestra cultura. Ese proyecto no cuentan con el aval de la población de la zona porque nunca se nos consultó; quieren acabar con ese misticismo"... Y a pesar de todo ello, en breve cumplirá un mes el ininterrumpido evento multicolor teotihuacano.

De hecho, también cuestionaron el uso de las nuevas tecnologías de iluminación en la zona arqueológica, pero las autoridades dijeron que dichas luces eran de lo más modernas y amigables, además de que todo se proyectó de modo respetuoso con el lugar y el entorno. Lo que faltó decir, como en el caso de la iluminación de las ornamentas sobre la carretera, es que no eran infalibles, y que tampoco les darían mantenimiento, al menos, en el primer año de operación.

con.todo.respeto@live.com