Con todo respeto

Que Dios “los agarre“ confesados

Ahora sí se fajó los pantalones el presidente de México y, temerario, anunció que enviará una iniciativa de reforma al Código Civil Federal para incorporar el reconocimiento al derecho del matrimonio igualitario, y sin importar la orientación sexual y sin discriminación.

"Se reconocerá como un derecho humano que todas las parejas puedan contraer matrimonio sin discriminación", indicó el mandatario en un evento en Los Pinos.

Así lo dijo en el marco del Día Nacional de la Lucha Contra la Homofobia, celebrado esta semana, donde el mandatario indicó que los pasaportes mexicanos y las actas de nacimiento reconocerán la identidad de personas con cambio de identidad sexual, y agregó que los matrimonios igualitarios podrían realizarse en embajadas y consulados de México, pues cónsules y embajadores tienen fuero semejante al de un juez civil.

Y las reacciones no se han hecho esperar, por un lado, en nuestro país gran expectativa ha generado su pronunciamiento. Y es que, por un lado, algunos ven muy positivo que la iniciativa llegue a materializarse, pero por otra parte, un sector de la sociedad ve en su periplo un viaje desgastante con el legislativo al cual le augura muy pocas posibilidades la víspera, especialmente por el aspecto tradicionalista y moraligeno del Congreso, donde prevén se estanque el proyecto.

Entre tanto, la prensa extranjera ha destacado el pronunciamiento señalando lo relevante que sería que México se incorporará al importante número de países que en el mundo, pero especialmente en América Latina, ha resuelto favorablemente dichos temas, sin dejar pendiente su aspecto legal.

La igualdad de matrimonio en parejas del mismo sexo se ha legislado en 37 países, a los que se sumarán Estonia y Finlandia en 2016 y 2017, respectivamente. En México, actualmente, está permitido en la Ciudad de México, Coahuila, Nayarit, Quintana Roo y próximamente en Campeche donde la legislación ya fue aprobada y está pendiente su publicación.

De hecho, en las últimas horas, ha cobrado cierta relevancia en nuestro país la reacción del periódico estadunidense Washington Post quien ha calificado de "hito" el planteamiento del presidente quien, a decir del propio rotativo, está dando muestras de un giro liberal de su política social.

"Para un país que continúa siendo predominantemente católico y para una región con una historia de costumbres conservadoras, el mensaje de EPN marca una evolución significativa", dice el diario norteamericano.

El mismo martes, tras su anuncio, la foto de perfil y la portada de la página de Facebook del presidente, la de su twitter al igual de la de la Presidencia "se pintaron" con los colores de la bandera LGBT. Y por si ello fuera poco, hasta hicieron crearon el hashtag #SinHomofobia, y su avatar dice "no a la homofobia"

Cabe señalar que desde 2004, se celebra a en el mundo el 17 de mayo como el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia.

Asimismo, la oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas señaló que celebra las medidas anunciadas por el presidente mexicano, lo que entre otras cosas advierte una señal importante entre las partes, luego de los recientes y célebres desencuentros entre dichas instancias, en los últimos dos años.

Paralelamente a estos hechos, en el estado de Hidalgo también hubo interesantes reacciones, como la del propio gobernador de la entidad quien rápidamente dijo que respaldarán la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto, la cual inicia con la reformar al artículo 4 de la Constitución para incorporar el criterio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y reconocer como derecho el matrimonio igualitario, sin importar la orientación sexual y sin discriminación.

"No es suficiente con ser tolerantes, hay que ser incluyentes para convivir", (...) "consagran el derecho a la igualdad para todas las personas", dijo Francisco Olvera vía twitter. Y agregó:

"Es una iniciativa que recoge la opinión de muchos sectores, desde luego falta que se genere el debate no solo en el congreso, sino también un debate social, porque si bien hay muchos sectores que ya lo demandan, o estados donde ya lo aprobaron, hay otros grupos sociales que no lo aceptan de muy buen agrado".

Paralelamente a estas expresiones, el Consejo Mexicano de la Familia calificó a la propuesta presidencial como una medida "que posiciona a Peña y a su partido en una situación anti-familia que violenta la Declaración de los Derechos Humanos".

Por su parte, el presidente de la Asociación por la Diversidad Sexual, Alejandro Huerta, dijo que esta propuesta de reforma es "una postura congruente" de Peña Nieto con el decreto que hizo hace dos años para reconocer el 17 de mayo como Día Nacional de la Lucha Contra la Homofobia.

Con base en cifras avaladas oficialmente, se sabe que en México durante el periodo de 1995 a 2014 se registraron 1,218 asesinatos por homofobia en el país, siendo la población más afectada la de hombres gay y de mujeres transgénero, de entre 18 y 39 años.

Por ahora, resta ver la forma en que el legislativo del país, así como la sociedad mexicana, reaccionan ante ésto y, particularmente, observar el meticuloso transitar de una controversial pero necesaria propuesta que hará "parir chayotes" a más de uno, empezando por el propio partido del presidente, quien por lo pronto, se lava las manos en el tema.

con.todo.respeto@live.com