Con todo respeto

Crónica de un relevo anunciado

Como guión de tragicomedia pero de risa loca, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, nombró como nuevo canciller mexicano a su desterrado amigo Luis Videgaray Caso, quien para sorpresa de muchos asumió la titularidad de la cancillería mexicana... desde ya.

Una semana antes de la elección en Estados Unidos, así se dijo aquí lo que entonces ocurriría:

"Faltan unas horas para que se decida quien será el próximo presidente norteamericano, y tal parece que en los Estados Unidos están empeñados en seguir haciendo historia en las elecciones de los últimos años... pero, pase lo que pase... Trump, ya ganó".

Días después, el 10 de noviembre pasado, en este espacio, así se afirmó desde el año pasado y en más de dos ocasiones, tanto antes del triunfo de Trump como posteriormente, al decir que en estos días se haría este anuncio. He aquí el bonito recordatorio:

"Se concretó la elección de los Estados Unidos, y para sorpresa de muchos, en especial, de la familia Clinton y su partido, de los encuestadores, de los vinculados a los intereses políticos distintos a los de Trump y su partido, de los seguidores de las leyendas urbanas, de los amantes de las historias sospechosistas, y otros tantos –los más-, que hasta "quemaron su pólvora en infiernitos" buscando convertir a Trump en el enemigo a vencer, Donald John Trump ganó la elección para presidente de los Estados Unidos... y con una muy digna y necesarísima diferencia ante su contrincante, y de paso, haciendo historia, en primera instancia, como el primer presidente electo norteamericano sin experiencia política ni cargos públicos en su biografía, en consumar la hazaña (...)

De risa loca, el nuevo escenario para México tras triunfo de Trump

Y cómo no, si ahora resulta que "Peña Nieto y Videgaray" se convirtieron en los Nostradamus de la política exterior del país, con todo y el destierro del que fueron objeto... Ahora, además de que tantos tendrán que hacer fila para disculparse con Trump, otros tendrán que hacer lo propio con la dupla mexicana que, aunque ya no ganarán nada con ello aquí, serán los únicos mexicanos de la clase política y empresarial con picaporte a la Casa Blanca".

Y una semana después, también aquí se dijo esto: "El tema del ex-secretario de Hacienda Luis Videgaray y su previsible llegada a la cancillería mexicana en un rol para el que no hay cargo disponible, ha causado serias suspicacias e incomodidades, al grado de que la todavía canciller mexicana, así como el actual secretario de hacienda y otras personalidades de la propia presidencia hubieron de reunirse con el presidente para que éste les explicara de qué va su movimiento con Don Luis en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Sin embargo, dicha reunión no parece haber sido de gran consuelo para algunos pues, por si fuera poco, días después trascendió la versión de que en breve habría nuevo canciller en el Gobierno Federal.

Y para seguir sumándole a esta historia, hace unas horas, a propósito del aniversario del PRI, personalidades del partido invitaron al presidente a una reunión conmemorativa donde, según se supo, entre otros temas, militantes habrían pedido a Peña Nieto definiciones sobre el rumbo que tomará su política en torno a los presidenciables. Curiosamente, a dicha reunión llegaron algunos de los aspirantes del partido, entre quienes destacó el arribo del propio Luis Videgaray que, tal parece, está más vivo que nunca".

Y el día 24, así se escribió en este espacio:

"Solo eso le faltó decir a Videgaray antes de su breve pasaje por del destierro político que vivió: I'll be back! (...) Ahora bien. Si a Luis Videgaray le encargan ese asunto, claramente tendrá que desempeñarlo desde la cancillería mexicana, lo cual no será nada cómodo para su actual representante, la Mtra. Claudia Ruiz Massieu, quien entre otros pendientes, su suerte con el gobierno americano -a partir de la asunción de Trump-, está echada pues al haberse sabido que ella se habría negado a la visita del norteamericano a nuestro país, pues el ahora presidente electo de los Estado Unidos seguro que hará una valoración de ese episodio, lo que a la postre podría ungir a Videgaray como el "necesario" Secretario de Relaciones Exteriores del Gobierno Mexicano... y no solo para lo que resta de este sexenio, sino para el siguiente también, con todo y que para entonces el propio Videgaray podría estar entonces maniobrando alguna posibilidad de irse a operar su mejores oficios a los yunaites esteits".

Y tras la visita de Trump, y la "renuncia" de Videgaray, aquí mismo, en septiembre pasado, también se advirtió de lo ocurrido con la hoy excanciller develando lo que hoy se anunció: "Diversas versiones periodísticas señalaron que cuando la Secretaria de Relaciones Exteriores se enteró que alguien más quería hacer su chamba, y entre otras cosas, hacer algo que ella no quería, la canciller mexicana le dijo al presidente que no estaba de acuerdo con que se le recibiera a Trump en México y que, además, tampoco estaba de acuerdo con que él permitiera que le dijeran qué hacer. Y aunque trascendió que Peña Nieto la desoyó, igualmente se supo que ella habría puesto su renuncia sobre la mesa, lo cual, a decir de algunos, resultó impactante para el presidente".

I'll make a brand new start of it

in old New York

and if I can make it there, Im gonna make it anywhere

it's up to you, New York... New Yooork,

New Yooooooork!!!

con.todo.respeto@live.com