De Tácticas y Estrategias

¿Por qué Lula dijo lo que dijo?

Esa es la gran pregunta. Nadie duda de la inteligencia del ex presidente brasileño. Ni siquiera de su veta diplomática que pese a tener formas bastante distendidas, jamás se ha salido de los cauces que conducen las relaciones entre las naciones.

Hombre querido y carismático, dista mucho de la verborrea que caracterizaba a Hugo Chávez. Lula conecta lo pensado con lo dicho. Y lo declarado, con las potenciales consecuencias. ¿Y entonces?

“Todo es peor que en Brasil”, afirmó durante una conferencia sobre el futuro de Brasil en referencia a México.

Prácticamente de la nada, Lula criticó a la prensa internacional que ve a México como “la nueva nación en ascenso”.

Lula puede pensar lo que quiera sobre el desarrollo de México y del gobierno de Peña Nieto pero un líder internacional como él, necesario para la unidad latinoamericana y claro ejemplo de esa izquierda pensante, constructiva y alejada de toda ambición mesiánica, no puede tener esos exabruptos.

Fue un golpe gratis. Tenga o no tenga razón en sus argumentos. ¿Y entonces?

Hace años, Brasil era pura fiesta. El mundo hablaba maravillas de esa gran nación. Los propios brasileños celebraban los resultados de los programas sociales y económicos de Lula. En ese carnaval, dos cerezas lulistas: el país sería sede del Mundial 2014 y Río, de los Juegos Olímpicos de 2016.

Nada podría salir mal. Rousseff sucedería a Lula y seguiría con su programa.

Pero el guión ha tenido que modificarse. Y no para bien. La gente está enojada ante los constantes casos de corrupción que cercan al PT, por los gastos del Mundial que califican de excesivos, los sobrecostos en las sedes del futbol —vinculadas con donaciones a las campañas políticas— y el aumento en productos básicos (pan y transporte por ejemplo).

En algún momento apareció el aguafiestas que está complicando la campaña para la reelección de Rousseff. Y eso pone muy, muy nervioso a Lula.

Eso y que la apertura del Mundial no gustó nada a los millones de telespectadores (los memes ya la comparan con un festival de una primaria —en el caso de México, manejada por la CNTE—). Y que la seleção brasileira no dominó…

Y sí, Lula no debe tener el mejor de los humores…