De Tácticas y Estrategias

Coca Cola y Google retan al "Tea Party" y a Putin

Esta semana, dos compañías estadunidenses mostraron, sin reparos, su postura política en torno a controvertidos temas, colocándose en un ámbito liberal que incomoda a las mentes conservadoras incubadas en las derechas.

Primero, el gran icono de lo estadunidense, Coca Cola, cuando transmitió en el Supertazón —la final más vista de la historia, con 111.5 millones de espectadores— el pasado 2 de febrero, mientras una inmensa cantidad de norteamericanos realizaban opíparamente el refill de su ingesta calórica y etílica, el anuncio titulado “Big Game” (http://www.youtube.com/user/cocacola?feature=watch).

Hasta ahí, todo bien: unos niños cantan “America the Beautiful” al tiempo que el comercial de un minuto —30 segundos al aire fueron cotizados por las televisoras en 4 millones de dólares— muestra distintas imágenes de Estados Unidos y de su gente.

Armonía pura, todos felices y sonrientes en torno a la clásica botella y entonando una de las melodías más emblemáticas de la esencia estadunidense. “America the Beautiful” es una especie de segundo himno para ellos (como el “Cielito lindo” para nosotros).

Entonces, ¿por qué el comercial causó tanta controversia al punto que fue trend topic en Twitter?

Para muchos estadunidenses, Coca Cola mancilló, con su publicidad, lo más puro y sagrado del país norteamericano al realizar  una versión pluricultural y, sobre todo, cantada en varios idiomas de la patriótica melodía.

“America the Beautiful” inicia en el comercial en inglés para continuar en español y así, en otras seis lenguas. Postura clara de Coca Cola sobre lo que es ya, ahora, USA/EU en el marco de una discutida ley migratoria en el Capitolio.

El Tea Party está enojado. “Si no podemos ser lo suficientemente orgullosos como país para cantar “America the Beautiful” en inglés en un comercial durante el Super Bowl, por una compañía tan americana como se puede ser, entonces estamos condenados al camino a la perdición”, ha respondido a través del ex congresista republicano Allen West.

Google también retó ayer a las buenas conciencias. Pero esta vez a las rusas. Con un claro mensaje a Putin, subió un doodle alusivo a los juegos olímpicos de invierno que inician hoy en la ciudad de Sochi.

La postura es clara en torno a las políticas homofóbicas rusas: con los colores de la bandera gay, enmarca las figuras de seis deportes invernales y publica un extracto de la Carta Olímpica: “La práctica deportiva es un derecho humano. Toda persona debe tener la posibilidad de practicar deporte sin discriminación de ningún tipo y dentro del espíritu olímpico, que exige comprensión mutua, solidaridad y espíritu de amistad y fair play.”