Ante el espejo

Las revoluciones científicas

Cultura es toda la información almacenada en el cerebro, adquirida por el aprendizaje social, existen dos "procesadores biológicos" para obtenerla, el "genoma" que sistematiza paulatinamente la información a largo plazo, que se transmite de padres a hijos de generación en generación y; el "cerebro" que procesa rápidamente la información a corto plazo, sólo se transmite de cerebro a cerebro por (vías no genéticas) como aprendizaje colectivo. Ambas formas constituyen nuestra naturaleza humana que edifican una red de información acumulada compartida por el lenguaje, complementada por medios reales y artificiales, almacenada en un sin número de posibilidades.

Filosofía, ciencia y técnica tienen un camino de interacción permanente acompañando la construcción de la humanidad. La visión científica, el enfocarse rigurosa e integralmente como actividad intelectual nos compete a tod@s; la asimilación conceptual del pensamiento nos induce a cuestionarnos primeramente sobre la realidad, pasando por la imaginación o fantasía, hasta fijar nuestra atención en el universo entero. Avanzando así, en la edificación de una interpretación del mundo, no sólo fiable sino de mayor alcance. Técnica, ciencia y filosofía van de la especulación a la consolidación, en sus partes especiales ó en su generalidad totalizadora, empujan a que el hecho o el fenómeno de ayer, sean el punto de partida del mañana.

En el proceso de formación científica, entre los actores se conjugan confusiones, errores o hasta ingenuidades que muchas veces llevan al fracaso, sin embargo, el tesón e ímpetu por querer descubrir la verdad, entrelazan el creer y el actuar crítico, como preferencias de la racionalidad que otras tantas veces, conducen al éxito. La metodología adecuadamente instrumentalizada, con tácticas y estrategias óptimamente sistematizadas conduce muchas veces a la obtención de nuestras metas. Teoría y práctica son el binomio del quehacer científico, cuya criba fundamental es la racionalidad teórica de creencias o aceptaciones; o la racionalidad práctica de nuestras acciones. También, las posturas de lo decidible del conocimiento ó vedado del pensamiento se hallan en los planos formal y material de los límites de la razonabilidad.

El siglo XXI en la civilización occidental, produjo la sociedad de la percepción (Gestalt) abierta y tolerante, moral y ética, de espíritu inventor y visión creadora, en el que conceptos y definiciones describen claramente cada vez más al público en general la cultura. Ya sea mediante reglas complejas o sencillas, las revoluciones científicas surgen de cuando en cuando transformando nuestra realidad; influencia, fama y éxito muchas veces acompañan el fuerte sacrificio, la recia disciplina y la abierta percepción de los científicos, filósofos y técnicos; el "cambio revolucionario" es la respuesta ante las problemáticas que nos aquejan, consensos estandarizados o paradigmas comunes, son las "tensiones esenciales" entre los aspectos convergentes y las aplicaciones divergentes del quehacer científico.

Las revoluciones científicas surgen de los cambios radicales, el conocimiento e interés de la opinión pública es cada vez más importante, a fin de contagiar la verificabilidad y refutabilidad. En México, particularmente en el Estado de México la audacia, brillantez y riqueza radica no sólo en la participación de la empresa científica, sino también en su comprensión. Tenemos tod@s como meta la función instrumentalizadora de la técnica; el trabajo e interacción científica y; el progreso y desarrollo filosófico para un mundo de mejor convivencia social.