Ante el espejo

La nueva FEPADE

Institución fundamental para el desarrollo vigilado de las elecciones en el país es la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE). Como la mayoría de los órganos de la democracia, ha sido objeto de un proceso de evolución que la reforma electoral dejó más acabado, pues pasó de ser un ente que en 1994 fue creado por promoción del Consejo General del IFE, a tener rango constitucional como una de las dos fiscalías con que debe contar la Fiscalía General de la República, todavía PGR.

Su repercusión no se subsume a la investigación de delitos electorales comprendidos en la nueva ley, sino que, más allá de ello, impacta en el Sistema Nacional Anticorrupción en ciernes, ya que forma parte del ciclo de información, publicidad, responsabilidad, transparencia y rendición de cuentas en la que se ven involucradas instituciones de prevención y control legislativas, administrativas, jurisdiccionales y electorales.

El andamiaje normativo que tendrá que operar la FEPADE incluye un nuevo catálogo de delitos que ya no son solo de la jornada electoral y que desde 1996 no se habían reformado, como la no comprobación o justificación de gastos ordinarios o eventos proselitistas, que ajusta la fiscalización a partidos y la responsabilidad de sus órganos financieros.

En el mismo sentido está la liquidación, en la que se castigará a quienes informen falsamente sobre recursos y bienes remanentes o se abstengan de transmitir la propiedad o posesión de éstos. Ello complementará la actuación de las autoridades fiscalizadoras electorales que desde 2009 hemos asegurado el pago de acreedores y la reintegración del patrimonio adquirido con financiamiento, preponderantemente público, al Estado, de los institutos políticos que no han logrado conservar su registro.

La actuación de la FEPADE será paralela a la de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, cuya designación del titular ya no puede demorar. Ambas perseguirán delitos por condicionamiento de servicios públicos, programas sociales, uso ilegal de fondos públicos y realización de obras a cambio del voto para un candidato o partido, o la abstención.

Conozco personalmente al Dr. Santiago Nieto, a quien el Senado de la República designó como titular de la FEPADE. Es una persona de probada capacidad jurídica, así lo demostró durante su ejercicio como Magistrado de la Sala Regional Toluca del TEPJF, pero también en el ámbito académico como profesor e investigador. Estoy seguro que su labor en esta encomienda será notable.