Ante el espejo

Un modelo de fiscalización para exportar

La magia de la realidad es –así de simple- maravillosa, porque podemos entender cómo funciona su belleza inspiradora y comprender científicamente su evidencia. El Órgano Técnico de Fiscalización (OTF) del Instituto Electoral del Estado de México demuestra una historia de su ciencia fascinante y sin prejuicios, en escasos seis años de potencia jurídica, fluidez política y rigor electoral; en fin, un andar permanente bajo los valores, principios, directrices y reglas del Estado constitucional democrático de derecho.

El OTF está dotado en su ingeniería constitucional con autonomía de gestión, y tiene bajo su responsabilidad la información, publicidad, responsabilidad, transparencia y rendición de cuentas de todos y cada uno del dinero que ingresa y sale de las arcas de los partidos políticos con registro en el Estado de México. Asimismo, el OTF desempeña la función de liquidar a los partidos políticos que pierdan su registro, a fin de que el patrimonio culmine en las personas e instituciones correctas.

En términos absolutos este año, el OTF habrá fiscalizado poco más de 3,500 millones de pesos generando certeza bajo los principios de convencionalidad y constitucionalidad. Vale la pena señalar, que en doce procesos de revisión, los sujetos obligados omisos en acreditar correctamente el ejercicio de sus finanzas han sido multados; claro está, después de habérseles otorgado debidamente las garantías del "debido proceso".

Es el único organismo de naturaleza fiscalizadora electoral a nivel nacional en contar de la certificación internacional del Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001:2008 (registro FS 570482) desde el año 2011 para sus procesos operativos y de gestión; recertificado por otros tres años más –junio de 2017- ahora bajo la figura de un macro-proceso igualmente innovador denominado "Metodología Estratégica del Sistema de Fiscalización". También vanguardista por el OTF es la implementación del Sistema de Gestión de Seguridad de la Información ISO 27001:2013 con matrices de verificación totalmente simplificadas (EPRS), eficientes y disponibles en tecnologías de la información (software); a fin de garantizar integridad y confidencialidad.

Todas y cada una de las actuaciones –en su caso, omisiones- del OTF son ante el Tribunal Electoral del Estado de México y en última instancia ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, tanto en su Sala Regional como Superior, ello por tener la naturaleza normativa de "órgano central" del Instituto. Me honro en manifestar que en estos seis años al OTF dichos tribunales, le han ratificado el 99% de sus actos y resoluciones; informes y dictámenes que demuestran la solidez argumentativa en ellos contenida.

La salud de todo régimen constitucional y democrático moderno, cualquiera que éste sea su tipo y grado, depende de un pequeño gran proceso técnico: su sistema electoral. La fiscalización ha llegado no sólo para quedarse, sino para ser vanguardia y objeto de innovación constantes. Materia multi, inter y transdisciplinaria que abona a la ética política y a la moral pública. El modelo adoptado por la reciente reforma electoral nacional, refleja y adopta en gran medida el sistema de fiscalización que en seis años ha tenido vigencia en el Estado de México.