Ante el espejo

Dos males que nos aquejan

Hay muchos males que subsisten en México, pero dos nos llaman mucho la atención: discriminación y corrupción. La primera es una práctica habitual en nuestra nación, vista como el trato insano o de ultraje abusivo hacia ciertos individuos o grupos de personas por sus tipologías fisonómicas, origen étnico, sexo, edad, condición social o económica, lengua, religión, opiniones, preferencias sexuales, entre otras.

La intervención ilegal telefónica del consejero presidente del INE donde denostó a un individuo y las siguientes cifras corroboran lo anterior: 20% de la población mexicana más rica se queda con cerca de 53% de la riqueza nacional; la mitad de los habitantes vive en pobreza; 4 de cada 10 indígenas mexicanos no tienen acceso al sistema de salud; 9.9 de cada 10 trabajadoras del hogar no cuentan con ninguna prestación formal; 7 millones de personas no poseen acta de nacimiento; 8 de cada 10 habitantes no tienen acceso al sistema bancario convencional; la desnutrición prevalece en las comunidades menores a 5 mil habitantes; las cárceles están pobladas por jóvenes de entre 18 y 30 años, de escasos recursos y bajos niveles de educación.

Los días 14 y 15 de mayo del presente año, la Red Iberoamericana de Organismos y Organizaciones contra la Discriminación (RIOOD) efectuó su Cuarta Reunión Ordinaria, cuyos puntos importantes son realizar acciones para erradicar las prácticas racistas y la discriminación existente en la región y el mundo; el propósito de promover acciones destinadas a crear legislaciones y políticas públicas que promuevan las garantías de todos; la preocupación por el incremento del racismo, la xenofobia, odio, violencia social contra diversos grupos en el mundo que se encuentran en situación de desplazamiento, migración y vulnerabilidad, y la necesidad de promover medidas tendientes al abordaje y supresión de la discriminación en las redes sociales.

Sobre la corrupción, nos menciona María Amparo Casar en su libro México: Anatomía de la Corrupción: "Sabemos poco de ella pero se aparece en todas nuestras transacciones: en el pago de servicios supuestamente gratuitos como la recolección de basura, en el expendio de litros de gasolina que en lugar de tener mil mililitros como en todo el mundo en México sólo tienen 900ml... ".

En la obra se señala que México ocupa el primer lugar de corrupción de los miembros de la OCDE, a la misma se destina 9% del PIB; 44% de las empresas reconoce haber pagado sobornos; 14% del ingreso promedio anual de los hogares es destinado a las famosas "mordidas", y las instituciones que son percibidas como las más corruptas son los partidos políticos (91%), policía (90%), funcionarios públicos (87%), Poder Legislativo (83%) y Poder Judicial (80%).

Un dato curioso es que los mexicanos nos sentimos honestos junto con nuestros parientes, vecinos y allegados porque 43% cree que sus familiares; 38% cree que sus vecinos y 20% cree que sus compañeros de trabajo, nunca son corruptos, pero se registran más de 4 millones de actos de pequeña corrupción, ¿quién es el corrupto, entonces?

Creo que para poder eliminar estos dos males es necesario conocerlos, localizarlos, identificar sus causas, explorar sus componentes, exhibir sus efectos y crear conciencia.