Ante el espejo

La amistad y sus maravillas

Para mí –y subrayo que hablo a nombre propio- muchas cosas del mundo me son indiferentes, y lo digo con total franqueza, sólo reconozco una como la más valiosa: la Amistad. Y no conozco cosa más envidiable que el tener amig@s, y querré siempre el tener amig@s que el contar con superfluas y ficticias materialidades como el dinero o el poder. Preferiría un sólo –auténtico y verdadero- amig@ con las bondades y parabienes que la amistad refleja, a la ignorancia y negatividad del fantasmal aislamiento de la misantropía contemporánea. Así de apetecible, irresistible y digna me parece la amistad.

Si se cuenta con la fortuna de adquirir bien tan grande como la amistad, en la que un hombre o mujer se hace amig@ de otr@, hay amig@s en donde la amistad -con todos sus virtudes- es recíproca. Amig@ no es sólo el que ama sino también el que es amado; que son nuestros pensamientos, sentimientos, valores y principios; orígenes, historias y destinos; pasados, presentes y futuros; realidades, imaginaciones y existencias; entre otros; son los mismos materiales de los que se hacen los amig@s y que con motivos de ésta, son esas mismas características, circunstancias, similitudes ó equivalencias las mismas que hacen y rehacen a los amig@s y que atraen a los unos de los otros.

Deseo y necesidad provocan que se busquen y encuentren; la verdad y sinceridad son afinidades del alma que entrelazan a las sociedades; semejantes y equivalentes condiciones de tiempo-espacio engendran la amistad. Por ello, descubrimos con claridad lo que es el amig@ y lo que no lo es, así como la medicina ama a la salud, el derecho a la justicia y el arte la belleza y la hermosura, así son las amistades: relaciones espirituales muchas veces, atemporales.

El Universo, Dios y o la Vida nos han dado la gracia de contar con un don particular, que es el del reconocer el que ama y el que es amado, la Otredad. El vernos a nosotr@s mism@s a través de la mirada del otr@... reflejados en los sentimientos, pensamientos y emociones... Así la amistad se da por las maravillas de: virtud, interés o placer. Por cada una o por todas ellas, pero siempre por el o la otr@. La belleza asociada con la virtud. La integridad relacionada el interés. La ciencia, tecnología u ocio vinculados con el placer.

Nada impide el ser dichos@s y hacer lo que más valioso resulta de lo humano, el practicar la amistad; "Ética y Política" son cosas en las que nos hemos hecho más útiles y hábiles, demuestran que no sólo nos gobernamos, sino que gobernamos a los demás, y guardamos el uso y el provecho de la amistad para con todo lo que nos pertenece: nuestro entorno.

Nadie nos impide obrar como mejor nos parezca, más que el ser hábiles y el hacerse útiles en el ejercicio del cariño, respeto y honestidad; sólo así amaremos en completud al mundo y éste nos amará en amplitud porque seremos personas buenas; mostrarnos a nosotr@s mism@os que se ama con modestia y humildad en vez de corromperse con mentira y deshonestidad. En fin, el mundo es para las personas, no las personas para el mundo: y las personas valen más por la maravilla de su amistad que por las ficciones que fabrican.