Ante el espejo

Ubi societas ubi ius (1 de 2)

La modernidad nos ha heredado tres grandes pilares de desarrollo humano: 1) la Economía de Mercado, 2) la Democracia Liberal y 3) el Estado de Derecho. Este último es una entidad común y análoga en donde se presenta un funcionamiento responsable y controlado de la autoridad, se manifiesta un ejercicio ciudadano y social ajustado conforme a la observancia de la Constitución salvaguardando los derechos fundamentales de tod@s. La armonía de los elementos material (territorio), sustancial (población) y formal (poder y gobierno) descansa en la supremacía constitucional, la separación de funciones en el ejercicio del poder y sobre todo en la no invasión de la esfera personal privada en la que el fin óptimo debe manifestarse a través del bien común y de la justicia social (gobernabilidad y gobernanza).

Recordando a Jellinek, "El más importante de los fenómenos sociales que descansan en una organización determinada por la voluntad humana es el Estado..." -simplemente- "...Todos los órdenes de organización no pueden existir sin el Estado". A últimas fechas en nuestro Estado Nación (México), gobierno y sociedad exigen mayores resultados en la calidad tangible del Estado de Derecho puesto que la pobreza, desigualdad, el robo, el fraude y la violencia han lacerado duramente el tejido social; estamos en una justicia de transición en la que los factores de importancia crítica son conflictos graves como el crimen, la corrupción e impunidad para cuya erradicación es necesaria la aplicación de una política de Estado (poderes públicos, niveles de gobierno y OCA's) donde la suma integradora deberá ser además de leyes, normas y reglas claras y sin privilegios, la voluntad ética y moral.

Una política de Estado necesita un institucionalismo interdependiente a fin de fortalecer dos áreas fundamentales: 1) la procuración de justicia y 2) la administración de justicia, en las que la evaluación, participación, necesidades y aspiraciones de estructuras propias y comunes se caractericen por eficiencia interna acompañadas de eficacia externa. Lograrlo obliga a operar estrategias eficaces para mejorar capacidades técnicas, planificación estratégica seria aunada a una adecuada integración cuidadosa. A fin de demostrarnos gobierno y gobernados que la ley (formal) se haya fuera de (material) textos y códigos normativos, sino que está en nuestra conciencia, es decir en la retribución del respeto, la honestidad, el honor. La libertad, la igualdad así como la equidad son una expansión progresiva tendiente a la necesidad fundamental de la paz y la justicia por medio de instrumentos y procedimientos receptivos de control (Estado de Derecho) de formación social.