Ante el espejo

Reforma Electoral Estatal (2 de 2)

"Roma, al comenzar el siglo I antes de cristo, es omnipotente, rica, no tiene enemigos delante. Sin embargo, está a punto de fenecer porque se obstina en conservar un régimen electoral estúpido. Un régimen electoral es estúpido cuando es falso". (Ortega y Gasset: La Rebelión de las Masas; p.204; Austral: 2005). El Estado de México no sólo es el de mayor listado nominal del país (10,302,277), cuenta con una población que supera a la de países como Bolivia, Paraguay, El Salvador y Nicaragua. También tiene la mayor cantidad de distritos electorales de mayoría (45) y la circunscripción plurinominal más vasta (30), de los cuales resultan 75 legisladores y; además de una nutrida variedad de municipios (125) de la más diversa complejidad geopolítica como Ecatepec y Nezahualcóyotl, que superan a Baja California Sur, Campeche y Tlaxcala en electores, pero contrastan con Zacazonapan, Papalotla y Texcalyacac, con una pequeña cantidad de votantes.

Los procesos electorales –federal y local- comenzarán la primera semana de octubre y tendrán su jornada comicial un mes antes de lo acostumbrado, lo que hace aún más importante el ajustamiento legislativo local antes del próximo 30 de junio, pues el artículo 105 fracción II de la Constitución Federal, prescribe que todo cambio electoral "de fondo" debe hacerse por lo menos 90 días antes de que éstos inicien.

El INE deberá designar a 7 nuevos consejeros electorales y el Senado nombrará a 3 ó 5 magistrados. La armonización del Código Penal o una nueva ley de Delitos Electorales con "tipos" específicos para quienes proporcionen fondos provenientes del extranjero, expidan documentos comprobatorios alterando el costo real de los bienes o servicios prestados, aprovechen fondos, bienes o servicios públicos en favor o perjuicio de precandidatos, candidatos y partidos; la creación de una Fiscalía y una Sala Penal especializada de delitos electorales; el acuerdo delegatorio de la función fiscalizadora del INE al IEEM, son actos inminentes.

La Legislatura Estatal podrá rediseñar la fórmula de financiamiento para las campañas de ayuntamiento, así como establecer los límites individuales a las aportaciones de los candidatos a sus campañas. Tratándose de candidaturas independientes, deberá garantizar sus prerrogativas: financiamiento público y privado, el acceso a la radio y televisión, adecuados porcentajes de firmas para su postulación y el derecho a voz representativa en los consejos. Igualmente, habrá de perfeccionar la fórmula de asignación de diputados de representación proporcional para dar claridad al límite de sobre representación y prever el voto de los mexiquenses en el extranjero vía electrónica.

La reforma electoral estatal, es una gran oportunidad de los poderes públicos y niveles de gobierno para generar una nueva "regulación" bajo los principios de: información, publicidad, responsabilidad, transparencia, rendición de cuentas, pro persona, progresividad, no regresividad y convencionalidad. La forma en que decida y el contenido de éstas mandará una imagen de cercanía con la sociedad que lo financia.