Ante el espejo

Posmodernidad, Posmodernismo y Posmodernización

"Tú no eres tu trabajo. No eres el dinero que ganas. No eres cuánto dinero tienes en el banco. No eres el auto que conduces. No eres el contenido de tu billetera. No eres tus malditos pantalones. Eres la mierda obediente del mundo". Diálogo de la Película "El Club de la Pelea (Fight Club), 1999, USA".

Seamos honestos objetivamente y preguntémonos sin subjetividades: ¿Qué tan satisfechos nos encontramos con nuestras vidas? ¿Mejor que en el pasado? ¿Ahora tenemos mejor buen humor, más calma y mayor tranquilidad bio-sico-social entre nosotros? ¿La energía personal ha aumentado aunada a la vitalidad permitiendo concentrarnos y enfocarnos en nuestros objetivos, metas, planes, etc. y así procesarlos adecuadamente hasta cumplirlos? ¿Nuestra experimentación de emociones positivas, satisfacciones y alegrías no sólo se han mantenido sino que de vez en vez van en aumento?

En este mundo "estamos" para ser personas afortunadas, para hacer que nuestra existencia valga la pena; para experimentar la libertad y ejercerla con principios y valores. Nuestro "deber ser" ha de presentarse como "un continuo" de visiones, misiones y propósitos que una y otra vez enfrentemos con optimismo; y que no haya día en el que no sintamos que hemos logrado algo (mucho o poco). Que decidamos que nos vaya bien, y que el éxito de ello dependa de nosotros; que elijamos correctamente nuestro futuro mediante responsabilidades, trabajo y quehaceres sustentables.

La sociedad occidental globalizada de masas ha producido un exceso de "información", y ésta se ha acompañado de nula "formación"; lo que en la "instrucción" demuestra y en la "realidad" refleja escasez e imprecisión de datos. Los goznes de nuestros hiper-mega-macros "procesos culturales" individuales y colectivos conllevan múltiples técnicas del "yo" –como capacidad de reinventarse- ante las constantes de crisis (oportunidades) que las personas enfrentamos en nuestro día a día, el "tú" y sus variantes circunstanciales se manifiestan como una serie de objetos, signos, sentidos, sonidos, etc. que acercan lo novedoso y atractivo, que separan el desencanto y la frivolidad; el "nosotros y ellos" son el procedimiento de transformación en el que "si cada quien cambia, cambiamos todos", es la autocritica que nos revoluciona en un estadio superior: el progreso infinito (Laureano Marino).

El Progreso sólo se logra mediante la Educación: las artes, ciencias, tecnologías -también las costumbres y las tradiciones-, etc.; eso es Cultura. Y nos permite experimentar toda una posibilidad de imposibilidades para trascender con excelencia y calidad en el mundo, la mejora continua de nosotros y a su vez para con todos los demás en la sociedad; hemos nacido para aportar a la Vida lo mejor de nosotros. Impidamos que: "Las cosas que posees terminarán poseyéndote" y evitemos: "¿Lees todo lo que te dicen que leas? ¿Piensas todo lo que te dicen que pienses? ¿Compras todo lo que te dicen que necesitas?" Nunca-jamás olvidemos y siempre tengámoslo presente que el único y verdadero secreto de la Vida en este Mundo es (LaLa): ¡dar lo mejor de nosotros!