Ante el espejo

Paridad de género electoral


El 26 de abril de 2015, la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, integrada por los Magistrados Antonio de León Gálvez, Octavio Ramos Ramos y Juan Manuel Sánchez Macías, por la vía del juicio de revisión constitucional electoral, revocó el registro de planillas de candidatos a presidentes y regidores para los ayuntamientos del estado de Tabasco por la vulneración de Derechos Humanos, al excluir la obediencia de la paridad de género.

La Sala concluyó: "el Consejo Estatal fue omiso en pronunciarse del tema de la horizontalidad de género con relación a las planillas de regidores por el principio de mayoría relativa que postularon los partidos políticos, y no solo de los que menciona el promovente, sino incluso respecto del propio Partido Acción Nacional".

El pleno subrayó que es un criterio reiterado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación el derecho de acceso a los cargos de elección popular en situaciones de igualdad y de equidad de género, es por ello que los ayuntamientos deben estar integrados de manera proporcional, es decir, con igual número de mujeres y hombres.

Siguiendo las directrices de la Suprema Corte acerca del principio de igualdad sustantiva en materia electoral, se menciona que es un derecho humano que el legislador debe tomar en cuenta al diseñar las reglas para la presentación de candidaturas; destacando que el Estado está obligado a hacer efectiva la representación como una dimensión política de la justicia que hace posible la participación, en condiciones de igualdad.

Dicha sentencia especifica que de 17 municipios en Tabasco, nueve candidaturas debieron registrarse para un género y las restantes ocho para el otro, cada fórmula (propietario y suplente) de cada planilla deben estar integradas por personas del mismo género, alternándolos. La Sala Regional Xalapa, estimó que los partidos políticos tienen la exigencia de garantizar la paridad vertical (composición de la planilla de los ayuntamientos), y horizontal o transversal, atendiendo al conjunto de los ayuntamientos.

La resolución consigue un avance importante para superar las innumerables barreras existentes en el acceso y permanencia de las mujeres en los cargos de representación política, poniendo en práctica lo enunciado en el Consenso de Quito (2007): "la paridad es uno de los propulsores determinantes de la democracia, cuyo fin es alcanzar la igualdad en el ejercicio del poder, en la toma de decisiones, en los mecanismos de participación y representación social y política, y en las relaciones familiares al interior de los diversos tipos de familias, las relaciones sociales, económicas, políticas y culturales, y que constituye una meta para erradicar la exclusión estructural de las mujeres".

La sentencia de la Sala Regional Xalapa representa un ejercicio de auténtica deliberación jurídica, no sólo valioso en sí mismo sino necesario, pues conforma un garantismo por ampliación indirecta que salvaguardó el derecho humano de las mujeres, eliminando una prohibición fáctica emanada del fraude a la ley y el abuso del derecho de los partidos políticos.