Ante el espejo

Gobierno abierto: México hacia 2030

De acuerdo con los resultados de Latinobarómetro 2015, la Democracia avanza de manera lenta y desigual, sin cambiar demasiado la posición original de hace más de 20 años. A pesar de las transformaciones y de la formación de una clase media la modernización es insuficiente, todavía un 60% de la población de la región según los datos publicados hace un mes, unos 360 millones de habitantes consideran que no tienen el pedazo de pastel que les corresponde.

Los datos que arrojó el estudio de opinión pública no obedecen absolutamente a la acción de los Gobiernos y de Partidos Políticos, como tampoco a la apatía de sus ciudadanos, sino a la coincidencia de factores regionales y mundiales como la debilidad fiscal, exportaciones en niveles muy concentrados con tendencia preponderante a los países poderosos y altos niveles de deuda, tasas de interés y divisas en niveles elevados.

Ante estos retos, la reacción de ir construyendo una Alianza global para un Gobierno Abierto que este año celebró su cumbre en la Ciudad de México intitulada La apertura para todos hacia el desarrollo sostenible. Con ahora 65 países miembros, México se postula como promotor de adoptar una estrategia transversal y visión para instrumentar políticas y programas estatales que orienten resultados que optimicen recursos públicos, haga eficiente el aparato burocrático, y apoyados en las tecnologías de la información impulse una transparencia proactiva como la rendición de cuentas de toda entidad pública.

La cumbre tocó temas que desafían la agenda hasta 2030, vinculando la perspectiva de género en los compromisos, revolución de datos para el desarrollo sostenible, uso de tecnologías y tecnología cívica como herramienta para la democracia que se implementará complementando los programas sociales para que sus usuarios puedan recibir, mediante tecnologías móviles, información oportuna y personalizada que les permita el ejercicio efectivo de sus derechos, a guisa de ejemplo una prueba piloto en el Estado de México para fortalecer la comunicación con titulares embarazadas y mejorar los resultados en salud materna.

Por otra parte, coincidente la cumbre con la preocupación entre el apoyo y la satisfacción con la democracia que evidenció latinobarómetro, al comparar el apoyo y la satisfacción con la democracia observamos bajos niveles de apoyo, la relación queda en evidencia porque en ningún país hay más ciudadanos satisfechos que los que apoyan, en todos los países hay una brecha donde la satisfacción es inferior al apoyo. No es sorprendente, por tanto que solo un 40% de los ciudadanos de la región se sientan cercanos a algún partido político.

Los Gobiernos y los Partidos Políticos como sujetos de imputación inmediata aunque no absoluta, deben trabajar por aminorar la división de la sociedad y acrecentar su capacidad de representación, será punto de partida hacia el 2030 adoptar acciones primarias que combatan la corrupción y exijan rendición de cuentas en todas las decisiones, desde la postulación de candidatos, retroalimentar sus plataformas electorales para fortalecer la participación ciudadana que empoderen a la sociedad civil, logrando mayores consensos en todos los niveles gubernamentales que potencie una revolución igualitaria.