Ante el espejo

Distritación y demarcación electoral mexiquense

En breve tendremos un nuevo mapa político en el Estado de México, pues la Geografía Electoral –base de aquel- tendrá una transformación al modificarse el diseño y cantidad de distritos uninominales federales como primer acto. Ello implicará un sustancial cambio al sistema electoral mixto, es decir, tanto al de Mayoría Relativa como al de Representación Proporcional. Como segundo acto, la Demarcación o el rediseño de los distritos uninominales locales sin modificar la cantidad. Ambos actos son de vital importancia para todos: sociedad en general, ciudadanía, partidos políticos, dirigentes, candidatos, gobierno, etc. porque el "diseño distrital" es la base operacional en la que se cimientan el sistema político moderno y sus subsecuentes subsistemas: electoral, partidos y de gobierno.

Todos los trabajos competentes a la Geografía Electoral como la Distritación y la Demarcación electoral son eminentemente científicos y técnicos, su naturaleza multidisciplinaria (jurídica, política, estadística, etc.) los hacen interesantes para los profesionales del Derecho Electoral, pues los criterios, matrices, reglas, modelos, etc. así lo exigen. En estos temas no hay lugar a sesgos o parcialidades, todo debe ser y estar investigado, analizado y comprobado para obtener el mejor resultado que optimice la aceptación y, sobre todo, la participación ciudadana por medio del sufragio proporcional, igualitario y ponderado evitando a toda costa el diseño a modo (Gerrymandering) y la sub o sobrerrepresentación (Malapportionment). La metodología empleada son factores y variables técnicas de: equilibrio poblacional y dinámica demográfica, continuidad y accidentes geográficos, conformación municipal político-administrativa, identidad cultural e integración indígena, compacidad, tiempos de traslado, factores socioeconómicos, modelo matemático y el algoritmo.

En la redistritación federal, nuestra entidad federativa, en concatenación con su densidad poblacional, pasará de 40 a 41 distritos uninominales federales, lo que la consolida como el bastión político más importante del país seguido muy de lejos por la Ciudad de México con 24 distritos y más distante de los terceros lugares (Jalisco y Veracruz) con 20 distritos. El último escenario de redemarcación local con naturaleza "seria y profesional" que se realizó y en el que participé, se desarrolló un "criterio demo orientado" de distribución y asignación de los 45 distritos de mayoría relativa entre los 125 municipios; en el cual la asignación de las porciones de representación de los distritos toma como base al número de electores. Los resultados de la parte entera del cociente simple fueron: a) en "asignación directa" 21 distritos, b) de acuerdo al "resto mayor" 13 distritos y c) por medio de la "agrupación de municipios" 11 distritos.

Finalmente recordemos que la meta de toda distritación o demarcación es la vigencia del principio "un hombre o mujer un voto", es decir, que exista auténtico equilibrio y una verdadera igualdad entre los electores en todos los distritos electorales uninominales. Derecho fundamental que debe ser no solo garantizado con las mejores condiciones posibles por las autoridades electorales, sino eficazmente ejercido por tod@s.