Ante el espejo

Colegiación y certificación jurídica

"(...) Este destino dispuso el Cronión para los hombres; que, peces, bestias y aves aladas se devoren unos a otros, pues no existe la justicia entre ellos. A los hombres, en cambio, les dio la justicia, que es con mucho la más excelente norma..." Hesíodo; Los Trabajos y los Días.

El perfil de la profesión de la abogacía es atemporal, todo aquél que se digne en hacerse llamar abogado, sólo lo será si en su pensar y actuar se le destacan las siguientes cualidades personales: inteligencia, voluntad, libertad, honorabilidad, responsabilidad, discreción, lealtad e integridad; la abogacía en su postulancia litiga permanentemente en beneficio social, siempre debe venir acompañada de humildad, disponibilidad, trabajo en equipo y con la capacidad práctica de: adaptación, integración, organización y comunicación.

Según datos del INEGI en el año 2014 en México había 321,000 licenciados en Derecho, de los cuales 42% correspondían al género femenino y 58% restante al masculino. En la actualidad nuestro país cuenta con 1608 instituciones de educación superior que ofrecen la Licenciatura en Derecho con más de 255,000 alumnos matriculados en ellas, el 92% de estas escuelas son privadas, existiendo un colegio de derecho por cada 69,861 habitantes; las entidades federativas con más escuelas de derecho son: a) México con 194; b) Veracruz con 133; c) Distrito Federal con 131; d) Puebla con 102 y; e) Jalisco con 90.

Para años recientes, el número de escuelas de derecho ha ido en un exorbitante crecimiento, a un ritmo de 3 nuevas por semana; contrastando con el promedio de finales del siglo pasado que era de 1 cada semana. Solamente en el año 2012 se expidieron 39,229 cédulas profesionales para los egresados de Derecho en sus 34 diferentes combinaciones, desde 1970 se han expedido más de 554,000 cédulas profesionales; para ese año se expedía una cédula por cada 40,869 habitantes y para el año 2010 la relación fue de 1 cédula por cada 3,428 habitantes. Una vez egresados de la universidad, los Licenciados en Derecho se ocupan de: a) 48% investigadores, especialistas y docentes; b) 36% otras ocupaciones ajenas al ámbito jurídico; c) 10% técnicos de oficinas; d) 6% director, gerente, coordinador, jefe de área, juez o magistrado.

El abogado y sus licenciadismos se manifiestan a través de las diversas profesiones jurídicas como la abogacía per se, la judicatura, el notariado, la correduría o la academia, etc., para una auténtica gestión de la calidad y un verdadero compromiso con la excelencia en el mundo del Derecho. Estamos ante la necesidad histórica de convertir a entidades de interés público, a los colegios de profesionistas, como órganos de supervisión y vigilancia que capaciten permanente y evalúen constantemente a todos los aspirantes a desarrollar las profesiones jurídicas. Estos entes certificadores deberán tener una regulación basada en: a) la prestación de los servicios de representación; b) un régimen disciplinario de responsabilidad y; c) un código de ética profesional y obligatorio para el ejercicio de la abogacía. La colegiación y certificación obligatoria de los abogados se justifica por el interés público superior de nuestro Estado constitucional democrático de derecho, y nuestro rol como abogados de vocación por la verdad, convicción de justicia, conducta ética-moral sobresaliente, pero sobre todo de una amplia cultura universal.