Ante el espejo

Agenda inaplazable

Es innegable la cantidad de problemas que agobian a la sociedad, como las soluciones para sortear sus dificultades prometiendo mejorar el futuro. Una vía para lograr de manera equilibrada, el desarrollo económico, social y la protección del medio ambiente a fin de satisfacer necesidades de las generaciones presentes sin comprometer la capacidad de las futuras, es el desarrollo sostenible.

A partir del 2000, en la Cumbre del Milenio celebrada en la ONU se adoptaron políticas para impulsar a los países en desarrollo, contra el terrorismo internacional, para luchar contra la droga y lograr mayor control de armamentos.

Para 2015, los retos fueron reducir el porcentaje de habitantes cuyos ingresos fuesen inferiores a un dólar por día, disminuir a la mitad el porcentaje de personas que carecieran de agua potable, mejorar la educación velando porque se asista a la primaria como mínimo. Los resultados fueron positivos ya que la pobreza a nivel mundial se redujo, la cifra de niños que asisten a la escuela es la más alta de los últimos años, se amplió el acceso al agua y se han salvado a millones de vidas producto de las inversiones para erradicar enfermedades como el sida y la tuberculosis.

En México el progreso basado en el desarrollo sostenible se planteó en la transición hacia una economía baja en carbono y de alta eficiencia tanto energética como en el manejo recursos, gestión de la base de activos naturales y mejora de la calidad de vida ambiental. Se ha ido cumpliendo, por ejemplo en algunos estados como Querétaro, Jalisco, México y Michoacán, cuentan con el mayor número de centros de acopio de materiales de desecho, tomando en cuenta que en nuestro país a 87 de cada 100 personas de 18 a 65 años nos interesa el cuidado del medio ambiente, pero sólo 31 lo practican.

Actualmente entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que la ONU define están garantizar que nadie se quede atrás. La agenda se presentará en la Cumbre en septiembre de 2015, con contribuciones de los Estados Miembros y la sociedad civil, a las que se suma la encíclica Papal Laudato si sobre el cambio climático, publicada hace un mes, que atribuye al calentamiento global una de las causas de pobreza y emigración forzada.

Erradicar el hambre y la extrema pobreza para 2030, incluye 17 compromisos para reducir la desigualdad dentro y entre los países, lograr una mayor equidad de género, asegurar el suministro sostenible de agua y energía, y tomar acciones urgentes por el cambio climático. Ésta es la agenda inaplazable para la comunidad global que promueva la amistad y la cooperación internacional. Es oportuno recordar que somos parte del medio ambiente y de éste depende nuestra supervivencia.