No era penal

Como explicación futbolera, el argumento de la “Identidad Nacional” es tautológico, pero siempre es útil como una exploración de la narrativa colectiva. Me explico: En retórica, tautología es un argumento circular, una afirmación obvia, vacía, y redundante. Es el clásico “Estamos como estamos porque somos como somos”. Frase que en su variante política es “Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen” y en su variante futbolística sería el gastado sarcasmo del “Jugamos como nunca y perdimos como siempre”.Traigo a cuento el constructo identitario pues veo que alrededor del negocio Mundialista persiste cierta comentocracia “hintelectual” que tan pronto es eliminado México, nos encaja sesudas (de tacos de sesos, no de capacidad encefálica) reflexiones en torno a la identidad de los mexicanos como docta explicación para el fracaso futbolero.Aquí debo ser muy claro: La corriente de estudios identitarios es preponderantemente etnocentrista,  no necesariamente nacionalista. De ahí que las investigaciones sobre identidades colectivas no precisen como objeto de estudio únicamente los Estados-Nación, sino también regiones, e incluso colectivos trasnacionales. La identidad fronteriza del norte de México y del sur de EUA, por ejemplo.Además, los estudios identitarios no deben existir en el vacío. De ser así, terminan siendo una mera narrativa costumbrista limitada a la compasión o al regocijo para autoconsumo. Los estudios identitarios pertenecen al continente de los estudios transculturales. Es decir, toman relevancia en un marco comparativo que abreva sí, del folclor, de los rasgos, de las costumbres, de las improntas, pero también de complejos entramados axiológicos y económicos imposibles de ser abordados sólo desde un reduccionismo anecdótico.Los críticos de los estudios identitarios han sido mordaces. Algunos afirman que muchos textos sobre la condición nacional bien pudieran titularse “Historia y sicología de mi ombligo” Creo que mas allá de rudas descalificaciones o ingenuas apologías, comprender nuestra identidad es tan necesario como valioso, pero también repruebo utilizar de botepronto tal argumento, vendiéndolo como suficiente para explicarnos fenómenos multifactoriales como el desempeño deportivo, entre otros.Termino y aprovecho para recomendar el libro que ahora mismo tengo en mis manos: “Anatomía del Mexicano”  Una deliciosa colección de 25 ensayos, seleccionados y prologados por Roger Bartra. Textos imperdibles de Paz. Fuentes, Ramos, Villoro, Usigli, Caso, Vasconcelos, Revueltas, y Monsiváis. Buen provecho. 


 @hhramos