El interés más sincero

En Estados Unidos suelen decir “Poets & Quants” Una frase que usada para enfatizar la orientación de los programas de educación en negocios. ´Poets´ es un programa enfocado al estudio de las humanidades, y ´Quants´ es otro enfocado en economía y finanzas.
¿Qué pienso de lo anterior? Pues que es la natural tendencia a dividir el conocimiento. Cuando me preguntan cuál es la función de los negocios en que conviene especializarse, siempre respondo que en todas. Afirmo que una mente sistémica siempre será muy útil en toda empresa.
Me gustan las palabras. Este artefacto llamado lenguaje. Disfruto la estética de un poema, la trama narrativa en una novela, las ideas de un ensayo académico, o el desenlace de un cuento. Admiro profundamente, y leo y releo a muchos escritores.
Pero muy joven tuve la fortuna de aprender otro idioma. Y me ha servido para ir ganándome el sustento. Me refiero al idioma de los números. Alguna vez he comentado que con la debida formación y experiencia uno puede encontrar apasionantes historias leyendo Estados Financieros. Lo primero que observo en los números de un negocio es su Estado de Pérdidas y Ganancias. Me interesa mucho el crecimiento en ventas mes tras mes, y comparar con el de otros negocios que compiten en el mismo sector. Afirmo que un negocio que no crece sus ventas tiene o tendrá problemas de supervivencia.  Luego observo la Utilidad Bruta, para mi es el indicador más importante del atractivo de un negocio. Los negocios con un alto porcentaje de margen bruto son aquellos que tienen tecnología, patentes, marcas, servicio, o algún tipo de exclusividad territorial o sectorial que les permite no malbaratar lo que venden.
Después reviso el margen de operación. Ahí podemos ver si un buen negocio está manteniendo a una empresa perezosa. Si los gastos de venta y de administración son altos como porcentaje de ventas, quiere decir que es un negocio que requiere mucho esfuerzo para hacerse, o que la gestión es deficiente, o que los gerentes están ordeñando el negocio cobrando sueldos y prebendas excesivas. Luego de la utilidad de operación observo cómo se reparte el dinero (EBITDA) generado por la empresa que hace el negocio. La utilidad neta nos dice que si existen muchos gastos financieros la empresa está mal estructurada, o que podría tener una mala planeación fiscal.
A mí me importa la velocidad con la cual el dinero regresa a la empresa. El tiempo necesario desde que pide materia prima para fabricar o mercancía para vender, hasta que recibe el pago de su cliente más moroso. Este es el llamado ciclo de efectivo, y se cuenta en días. Negocios que tardan mucho en completar este ciclo suelen tener problemas de liquidez y casi siempre quiebran.
Luego veo el Balance General. Creo que una buena empresa debe tener en efectivo el dinero suficiente para pagar sus gastos de operación durante tres meses mínimo. No me gusta ver activos ociosos y excesivos que no sirvan para que el negocio gane dinero. Automóviles de lujo para los gerentes o mármol y adornos costosos en las oficinas siempre son efectivo tirado a la basura.
En fin… Quería escribir algo sobre lo interesantes que son los números en los negocios; ese complejo conjunto de relaciones humanas donde según el viejo chiste: “El interés más sincero es el interés compuesto”


 @hhramos