Ya nos cargó la jerga

¿Es el lenguaje humano resultado de un proceso instintivo o se debe a los esfuerzos del aprendizaje? Ambos. El ser humano tiene la necesidad de comunicarse, en su instinto está el balbucear y bautizar las cosas que observa del mundo que lo rodea, pero las seis mil lenguas que existen son aprendidas.
El lenguaje nunca es estático, podríamos hablar de una suerte de biología evolutiva en los términos, en las palabras y en sus significados; y donde a diferencia del sesgo darwinista, no sobreviven las especies que mejor se adaptan, sino las palabras que más se adoptan.
Las palabras no son sólo piezas sueltas del lenguaje, son artefactos que mutan, que encierran en sí mismos todo un abordaje ideológico, una especial cosmovisión dirían algunos. Un mismo fenómeno se calibra de distinta manera según la frase que usemos para describirlo. Un ejemplo: En los años setenta-ochenta, cuando la inversión extranjera en México tenía un sesgo negativo, se hablaba de “Fuga de capitales golondrinos”. Hoy en el 2014 se dice “Reversión de flujos monetarios en los mercados emergentes” Es lo mismo, con la diferencia que ahora la llamada Inversión Extranjera ha logrado construirse un prestigio.
El lenguaje también se usa para confundir, para evadir, para persuadir, o para no decir nada. Si usted consulta “Falacias Lógicas” encontrará innumerables ejemplos de argumentos aparentemente sólidos que en el día a día son utilizados para manipular.
Últimamente me ha llamado la atención el concepto de argot, caló, jerga, slang, de modismo pues. Esa manera particular de comunicarse entre individuos de la misma profesión, o con similar sentido de pertenencia a algún grupo socioeconómico. Ejemplos abundan: Vaya usted a una de esas cafeterías de franquicia estadounidense y encontrará adolescentes y no tanto, cuya charla contiene en un 99.90% las expresiones (En voz alta) “¡Ya séee!” cuando se expresa aprobación, y “Ay nooo, ¡qué oso!” para expresar desaprobación.
Otro ejemplo: Lea alguna entrevista a cualquier Político de medio pelo, y observará que cuando le preguntan sobre la Inseguridad, responde: “En el Tema de la Seguridad estamos trabajando en polígonos urbanos georeferenciados canalizando recursos tripartitas para restablecer el tejido social, coadyuvando en la reinserción de los polos ciudadanos cuyo mayor reclamo social es el ataque frontal a la lacerante desigualdad y a las carencias en los servicios públicos básicos” .  Por cierto, muchos funcionarios gubernamentales no suelen aceptar que su trabajo es resolver problemas urgentes, sino tan sólo opinar sobre “Temas” que providencialmente, y  en algún momento del futuro serán suplantados por otros “Temas”.


haramos67@hotmail.com