124 años, y contando

A veces, en mis clases en los posgrados hablo a mis alumnos acerca de la longevidad de las organizaciones. Esos organismos de viva interacción social que los seres humanos hemos creado para lograr objetivos que encarados de manera individual resultan imposibles. Vivimos en un mundo de organizaciones, algunas muy antiguas, como la Familia, tribal o nuclear, hecha para intimar y preservar la descendencia. O las Iglesias, creadas para reconfortar el espíritu y señalar algún camino que tranquilice al hombre de sus ancestrales miedos. O el Ejército, esa clara institución del monopolio de la violencia que corresponde al Estado-Nación.En el ecosistema de organizaciones hay una especia relativamente joven, me refiero a la Empresa Comercial, una entidad jurídica incorpórea, una sociedad anónima; cuyas características actuales no tienen raíces de más de 200 años.Hoy existen empresas enormes, con patrimonios accionarios mayores que el PIB de muchos pequeños países, que dan empleo a millones de trabajadores, y ofrecen sus productos y servicios por todo el mundo. Algunas hacen bien las cosas correctas, algunas generan un valor neto para la sociedad, otras pueden generar externalidades que las hacen sujetas a mayores regulaciones y a implacables códigos de integridad corporativa.Me llama la atención la historia de General Electric. La única empresa de las fundadoras del índice de la Bolsa neoyorquina (Dow Jones Industrial Average) que aún permanece en él. Una compañía creada por Thomas Alva Edison para comercializar los frutos de su inventiva. General Electric (GE) tiene 124 años haciendo negocios con una visión: “Imagination at Work” y una misión: “Apostar con Ciencia, Innovación, y Tecnología para el florecimiento continuo de la especie humana”¿En cuales segmentos de negocios participa GE? En muchos, y todos en sintonía con los fundamentos bajo los cuales fue creada. Suministro de electricidad y energía, desarrollos tecnológicos para la industria de gas y petróleo, aviónica y motores a reacción, tratamiento de aguas residuales, suministro de tecnologías médicas y hospitalarias, transporte e infraestructura urbana, y servicios financieros al consumidor.No pretendo que esta columna sea una apología. General Electric no la necesita y quien seria yo para lograrla. Únicamente plasmo aquí algunos datos más: GE es la séptima entre las mejores empresas para trabajar según Fortune y la quinta mayor marca global según Interbrand. Está entre las cien compañías más sustentables según Newsweek, es la decimotercera compañía más admirada según Forbes, y la decimonovena compañía más innovadora según Fast Company. Además, en todos y cada uno de sus 124 años ha crecido en volumen de ventas y ha entregado utilidades a sus accionistas e incentivos monetarios a sus mejores empleados. 


 @hhramos