Familia y negocios

La película “Nosotros los Nobles”,  y los personajes en ella son una caricatura. No tendría por qué ser de otra manera, pues su objetivo es simple: divertir al espectador. Pero la traigo a colación pues insinúa los complejos desafíos que algunos empresarios tienen en sus negocios y en su patrimonio: ¿Cómo preparar a los descendientes para que administren con buen juicio la riqueza económica? ¿Cómo poner en orden los negocios familiares para que crezcan y sobrevivan generacionalmente? ¿Cómo garantizar que el patrimonio familiar no sea causa de disputas entre hijos, yernos, nueras, y nietos? No es fácil, y tampoco es un asunto que conviene dejar a la deriva. Las empresas de tipo familiar representan más del ochenta por ciento de los negocios en México y contribuyen con la mitad del producto total generado. Pero lamentablemente, cuando mueren los fundadores muere también el negocio. Únicamente cinco de cada cien empresas familiares sobreviven hasta la segunda y la tercera generación.  En México y en los años recientes, la figura de “Family Office” ha venido conociéndose y siendo adoptada por empresarios consolidados y por familias con importantes intereses patrimoniales. El concepto no es una moda, desde hace más de 100 años opera y es utilizado por familias acaudaladas en Europa y Estados Unidos.Una Family Office es una organización cuya utilidad es ser el vehículo que gestiona los asuntos propios de los negocios y del patrimonio familiar, entiende las necesidades particulares y ha participado en el diseño de los objetivos económicos de la familia, trabaja bajo un contrato de confidencialidad apegado exclusivamente a la visión y a las directivas del empresario.El personal de la Family Office, desde 3 personas, según el alcance de los negocios y del tamaño y composición del patrimonio familiar; coordina, supervisa, y ejecuta las tareas financieras, inmobiliarias, jurídicas, societarias, fiscales, y fiduciarias que son indispensables para el orden y para la supervivencia de los negocios, para la preservación y el crecimiento del patrimonio, y para la implementación de reglas claras de sucesión. La Familiy Office opera las relaciones con banqueros, abogados, notarios, despachos contables y fiscales, asesores de seguros, portafolios de inversión, cabilderos, profesionales de bienes raíces, inversionistas, e incubadoras de nuevos negocios. No tiene conflictos de interés, no habla con terceros ajenos a sus actividades, no se anuncia, no vende ni promueve algún producto o servicio. Su único compromiso es con el empresario, con su descendencia, con su patrimonio, y con los negocios de la familia. 


Twitter @hhramos