Chango viejo

¿Qué significa vocación? ¿Es correcta la frase que dice “Si encuentras lo que te apasiona nunca más tendrás que trabajar? ¿El proceso mediante el cual una persona elige su trabajo es determinístico, es decir, producto de condiciones predeterminadas como genética, origen social, medio ambiente, etc.? ¿O es probabilístico, producto de la casualidad, de la prueba y del error? ¿Qué es eso que llamamos “Genio” y “Maestría”?
Los hombres, a diferencia de otros animales, tenemos la capacidad de reflexionar sobre lo que pensamos. Poseemos un pensamiento de ´segundo grado´ que nos permite tener una conciencia reflexiva que piensa acerca de nuestra conciencia reflexionada. Analizamos nuestros actos y nuestros pensamientos. Cuestionamos la forma en que pensamos, y las premisas que nos llevan a hacerlo de una manera o de otra. Además, la imaginación y el juicio nos permiten hacer todo este proceso mental aun antes de convertir el pensamiento en acción.
Para mí, “vocación” no es sólo dedicarnos a lo que nos apasiona, sino dedicarnos a esa actividad que si no realizamos nos sentimos mal. Es decir, no seguimos nuestra vocación sólo porque dedicarnos a tal actividad nos provoca placer y realización, sino porque no hacerlo nos causa malestar.
El escritor escribe no sólo porque le apasiona hacerlo, sino porque justamente le duele concebirse como un ser que no escribe. Lo mismo pasa con el Profesor, con el Científico, con el Deportista, con el Empresario, con todos aquellos que independientemente de haber alcanzado o no esa medida tan extraña, tan subjetiva, y muchas veces falaz, llamada “Éxito”; siguen haciendo lo que hacen porque está en su naturaleza más profunda y rotunda nunca dejar de hacerlo.
Ahora, seguir alguna vocación no se traduce automáticamente en lograrla, ayuda tener algún tipo de talento específico, o mejor dicho, una predisposición natural. Eso que llamamos “Genio” es necesario, pero nunca suficiente. La Maestría se consigue tras miles de horas de práctica y de reflexión sobre lo practicado. Un genio, un maestro, no sólo es un especialista, o aquel que sabe mucho sobre algo. Es también alguien que sabe algo sobre mucho, y que vive consciente de que siempre es más lo que ignora que lo que sabe. Tiene pues una llave para ser siempre un alumno de la vida, hambriento de conocer personas sin etiquetarlas, ansioso de conocer nuevos lugares, de leer sobre todo lo posible, y de escuchar sin prejuicio alguno.
¿Es determinística la forma en que nos convertimos en lo que somos? No creo. Ya lo dice el clásico tropicalísimo. “Los caminos de la vida no son como yo pensaba” Quizás sea cierto que los hombres procedemos del mono, pero seguramente venimos de un chango que sí puede y le encanta aprender maromas nuevas.


@hhramos