Circuito Cerrado

Una historia de intriga y traición

Durante los doce años que mal gobernó al el Partido Acción Nacional, se incrementó el pri-panismo, una especie de políticos que ante la debacle de su partido sin el menor recato cambian de camiseta para conservar la chuleta, uno de esos casos es el del morelense, David Jiménez González.

Jiménez González, frustrado aspirante a la gubernatura de Morelos, estado del que fue senador, actual magistrado del Tribunal Fiscal de la Federación tiene una trayectoria caracterizada por la traición, basada en la intriga y el engaño.

En su momento, cuando la maestra Elba Esther Gordillo era la lideresa más influyente en el país, Jiménez González le juró lealtad, lo mismo hizo con Manuel Camacho Solís, con Marcelo Ebrard y hasta con Vicente Fox, Felipe Calderón y Margarita Zavala, a quienes después desconoció.

Como presidente de la Comisión del Distrito Federal en el Senado en el sexenio de Vicente Fox, frenó la reforma política para la capital del país, con todo y que cuando fue delegado en Azcapotzalco, se le perdonó el desorden que dejó en materia de ambulantaje y giros negros.

En agosto de 2012 fue ratificado como magistrado para un periodo de díez años, gracias a la relación que sostuvo con Margarita Zavala cuando fueron asambleístas en el trienio 1994-1997. La entonces primera dama influyó para que Felipe Calderón hiciera la propuesta en su favor.

Así les gastan los políticos mexicanos y así crece el pri-panismo, personajes que denigran a la política.

****

En abril del 2013, Luiz Inácio Lula da Silva fue invitado por la Secretaría de Desarrollo Social para el inicio de la Cruzada Nacional contra el Hambre; fue la figura de un acto que encabezó el presidente Enrique Peña Nieto. Hoy el ex mandatario brasileño dice que en México "todo es peor que en Brasil" y que llegamos tarde a la reforma petrolera, eso lo hizo Petrobras hace 20 años. ¿Qué dirá ahora la ex perredista? ¿Lo volverá a invitar?... Siempre lo aclaro, no es mi tema, pero el momento es de futbol, por eso me atrevo a asegurarles, Guillermo Ochoa será el guardameta de la selección nacional en Brasil y no porque sea mejor que Jesús Corona Rodríguez o el toluqueño Alfredo Talavera, sino porque el futbol es un negocio y los dueños de la carta del ex americanista han influido en el "Piojo" para que el portero esté en el escaparate y suba de precio para quien se interese por sus servicios después de mundial.