Circuito Cerrado

Michoacán: Fallido y en quiebra

Si alguna duda había de que Michoacán es un estado fallido, quedó despejada este martes cuando los jefes policiacos, estatal y federal, marcharon, acompañados del arzobispo de Morelia para pedir la paz al crimen organizado.

Un estado en quiebra que no tiene para pagar los aguinaldos como lo declaró el gobernador, Fausto Vallejo. Un estado que tiene deudas con el IMSS, con el ISSSTE y muchos otros acreedores, para los que sólo tiene una respuesta, "no hay, no hay".

Al salir a las calles para pedir paz, en un hecho insólito, lo único que mostraron los jefes policiacos fue su incapacidad para dar seguridad a los michoacanos, que es su responsabilidad y, a eso, no se le puede llamar de otro modo que un estado fallido.

Desde tierra caliente los Caballeros Templarios, la organización delictiva que domina la entidad, seguramente soltaron la carcajada, que antecedió a un ¡tengan su paz!

No es con marchas como se podrá frenar a esos grupos delincuenciales, menos escondiéndose bajo la sotana del arzobispo. Se necesita algo más que eso. Se necesita valor, pero sobre todo inteligencia para establecer una estrategia para enfrentarlos con éxito y sobre todo, no corromperse.

*****

En algunas oficinas frente a la Plaza de los Mártires en el centro de Toluca, se observa cierto nerviosismo entre funcionarios cercanos al gobernador. Hay quienes ya recibieron instrucciones de hacer maletas para viajar al Distrito Federal, aunque todavía pueden festejar las fiestas de fin de año en la capital universal del Chorizo...En Acapulco y otros municipios de Guerrero buscan con lupa a la Secretaria que les prometió que después del censo llegaría la ayuda. La siguen esperando y pronto podría haber un conflicto social de consecuencias...Tenía razón Andrés Manuel López Obrador, la consulta era antes de la discusión de la reforma energética, no después, para legitimarla o deslegitimarla. Se equivoca Cuauhtémoc Cárdenas cuando asegura que se puede revocar, en cambio Ricardo Monreal es más realista, no hay forma de doblegar al PRI en el Congreso, considera el zacatecano. La izquierda sabía que iban a pasar sobre de ellos, pero quisieron hacer lo mismo que hacía el PCM en la época de los sesenta, jugar al todo o nada. Sentados en la mesa de las negociaciones pudieron empujar algunas de sus propuestas, sobre todo en lo relacionado con la corrupción, pero el infantilismo les ganó.