Circuito Cerrado

Impunidad: madre de todas las violencias

Lo he dicho no una, sino varias ocasiones en este espacio que la impunidad es la madre de todas las violencias. Bendita impunidad reza la delincuencia organizada y la pasean por las calles sin que nadie se atreva a ponerles una mano encima.

El presidente Enrique Peña Nieto tiene un gran oportunidad para hacer valer el Estado de Derecho, para dar un golpe de timón que ponga fin a ese cáncer incrustado en las estructuras sociales y políticas de nuestro país.

Hay muchos casos de impunidad y voy a citar sólo algunos porque la lista es muy larga y no tendría espacio para todos.

Para empezar uno muy fresco, el caso de Oceanografía, en donde no solamente no se actúo contra los responsables del fraude por 500 millones de dólares en contra de una institución bancaria, sino que al dueño, Amado Yáñez se le dieron todas las facilidades durante su arraigo para luego dejarlo en libertad. Bendita impunidad diría Yáñez.

Los gobernadores que han dejado temblando a las arcas públicas en los estados que gobernaron: Fidel Herrera, Humberto Moreira, Tomás Yarrington, Eugenio Hernández, José Nelson Murat y muchos otros más. Presidentes municipales que luego son premiados con diputaciones o senadurías.

Los líderes sindicales como Carlos Romero Deschamps, Napoleón Gómez Sada, Joaquín Gamboa Pascoe, Víctor Fuentes, Víctor Flores cuyo enriquecimiento inexplicable está a la vista de todos.

Los niños, Bribiesca Sahagún beneficiarios de la "pareja presidencial" quienes también rezan a la bendita impunidad, gracias a el cobijo de papa postizo y mamá ambiciosa que les permitió el tráfico de influencias que los hizo millonarios de la noche a la mañana.

Para que le seguimos hay muchísimos casos de impunidad en el país y Peña Nieto tiene la gran oportunidad de dar el golpe para salir del bache en que se encuentra sumido el país desde hace muchos años sólo es cuestión de voluntad política.

*****

Malas noticias para don Luis Videgaray el precio del petróleo está por abajo del precio de referencia, que Dios nos agarre confesados...¿Se imaginan ustedes lo que hubiera pasado si en lugar de Cuauhtémoc Cárdenas los colados a la manifestación del miércoles hubieran sido priistas como Fidel Herrera, Arturo Montiel o Ulises Ruíz?