Circuito Cerrado

Castillo: El michoacanazo dos

La liberación de Hipólito Mora, posteriormente la de Simón el Americano, la decisión del juez de que no hay culpables de las 11 muertes en aquel enfrentamiento de diciembre, evidencian el fracaso como comisionado del gobierno federal del mexiquense Alfredo Castillo Cervantes.

Evidencian una nueva versión del michoacanazo, el anterior, producto de las pifias del ahora flamante ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el muy cuestionado Eduardo Medina Mora, que no supo, o simplemente no tenía elementos para meter a la cárcel a alcaldes y otros funcionarios acusados de ligas con la delincuencia organizada en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Que no les extrañe si el doctor José Manuel Mireles salga en los próximos días de la prisión a donde lo refundió Castillo Cervantes, el mismo que Hipólito Mora, hoy en libertad y próximo a convertirse en legislador, vomita a pesar de que fue uno de los primeros en integrarse a las fuerzas rurales propuestas por el del Estado de México.

Criticaron, con razón, el michoacanazo de Felipe Calderón, ejecutado por Medina Mora cuando estuvo al frente de la PGR, ahora nos enfrentamos a una nueva versión. No sería nada extraño que próximamente al doctor Mireles, también le salen con un "usted disculpe".

Con esas decisiones políticas, más que judiciales, no hay forma de pensar en la vigencia del Estado de Derecho, a eso abonó el señor Castillo Cervantes en su encomienda que desde Los Pinos le dieron para Michoacán.

****

Hay molestias por el operativo de la policía mexiquense en los transportes en los trayectos del DF a algunas poblaciones limítrofes. Las quejas es que solo bajan a los pasajeros y los catean, pero hasta ahora no han detenido a los asaltantes que diariamente hacen de las suyas en esas carreteras... Quien no logró su objetivo para convertirse en diputado federal, para tener fuero que lo proteja de las anomalías en la oficialía mayor de la Sagarpa, es el ex lanchero de Acapulco... También en San Juan hace aire y es que en el DF, el secretario de Obras del gobierno capitalino, Alfredo Hernández, fue pillado en conflicto de intereses al otorgar contratos por 71 millones de pesos a la empresa Planet Ingenieros, S.A. de C.V. en la que su esposa Erika Molina Barragán es la directora comercial. ¿Lo sabrá Miguel Ángel Mancera? No hay para dónde hacerse. Por cierto la policía capitalina anda desatada, no dejan títere con cabeza.