Circuito Cerrado

Camacho: discurso del siglo pasado

El PRI quiere ganar las elecciones de junio próximo con un discurso del siglo pasado. Escuchar a César Camacho, el dirigente formal del PRI, es como recordar aquellos discursos de Lauro Ortega o de Alfonso Martínez Domínguez, los de la maquinaria electoral, los del carro completo, los de la aplanadora priista.

El PRI -dice Camacho- es una locomotora encarrerada, que transita sobre rieles bien aceitados, lubricados por el trabajo de muchos meses, en una reunión con delegados por entidad y con los secretarios regionales del Comité Ejecutivo Nacional.

¿Sabrá Camacho que las locomotoras se extinguieron en México? ¿Sabrá que los jóvenes ni siquiera saben que es una locomotora? ¿A que le tira con esos discursos? ¿Es esa es la gran propuesta del PRI para los mexicanos que irán a las urnas el 7 de junio? Que mal andamos.

El PRI avanza con paso firme en las campañas de sus candidatos a puestos de elección popular, dice Camacho en otro discurso similar al de quienes dirigieron al partido en el siglo pasado. Nada que los electores puedan decir, por aquí me voy. El paso firme es un retroceso, no hay avances, por eso el país anda como anda. No le vaya a pasar como a la máquina del Cruz Azul, que de pronto se descarrila a la hora buena.

*****

Qué le hace César Camacho Quiroz al pobre Alfonso Camacho Martínez que su subsecretario de Información, dice que el Secretario "también lo traen bien jodido", en un video que circula por las redes sociales, en donde también dice que "aquí en este pinche edificio, del PRI, en este lugar es donde se inventaron los golpes bajos las traiciones..."...Todo tiene un límite y ese límite llegó para Antonio Berumen, el director de Administración del IMSS a quien la semana que entra verán por última vez en el Instituto, frustrado porque no le cuajó el negocio de los 75 millones de pesos que se traía entre manos por la adquisición de Tiras Reactivas para la detección de Glucosa, Colesterol y Triglicéridos, el cual, según se detectó tenía un sobre precio de 45 por ciento sobre la oferta de otros laboratorios. Berumen se va y deja una estela de corrupción en ese organismo público...Habrá alcoholímetro obligatorio en todos los antros de la capital del país, lo que seguramente disminuirá los ingresos al "Torito". Habrá resistencia de los propietarios. En el Estado de México en algunos municipios ya existe.