Economía empática

En busca del modelo de negocios

Una de las controversias no resueltas que nos plantea la economía en los tiempos actuales es la búsqueda de un modelo de negocios que se ajuste a Internet y la economía del conocimiento. Desde el viejo sistema industrial que nos acostumbró a la transformación de materia prima para la producción de bienes y la generación de ganancias, pasamos a una economía de servicios, en donde el conocimiento aplicado es la principal fuente de generación de riqueza. Esto nos lleva a un cambio trascendental en el que la agricultura y la industria han perdido preponderancia en la generación de riqueza, en tanto el sector de servicios gana espacios.

En este contexto, un ejemplo de esta transición es el de la prensa, que desde hace dos décadas se está transformado desde el soporte papel hasta las plataformas en Internet. Nos encontramos en un momento de agotamiento del viejo modelo de periódicos impresos en papel frente al modelo de periódicos en Internet, que se encuentra en fase de experimentación en busca de lograr la rentabilidad necesaria. Mientras el modelo rentable en papel se está agotando, el periodismo en Internet aparece como la gran apuesta y la opción inevitable de transición, aunque todavía se encuentra en proceso de consolidación, por lo que la rentabilidad, los empleos y los emprendimientos se dan en terreno inestable.

Aunque el tema es demasiado complejo para explicarlo en una columna o incluso en una tesis, podemos dar cuenta de algunos experimentos que hacen los diarios en busca de rentabilidad: cobro por suscripción, cobro parcial por noticias, cobro por reportajes o investigaciones especiales, publicidad compartida (entre lo impreso y lo digital), o usar las plataformas para venta de servicios, como búsquedas de vuelos o destinos turísticos. La cantidad de experimentos es muy grande pero todos tienen el mismo objetivo: buscar la manera de recuperar la rentabilidad que se está perdiendo con el soporte papel. La crisis de un modelo acelera la búsqueda de consolidación de otro.

El ejemplo de los diarios sirve para explicar una situación de transición en la que se están perdiendo empleos ligados a un modelo, en tanto aparecen nuevos empleos en un gran mercado potencial vinculado a Internet y la economía del conocimiento. Esto nos obliga a redefinir nuestra visión sobre el trabajo, la formación profesional y las estrategias de generación de riqueza. Así como la prensa está experimentando en busca de encontrar su modelo de negocios, las empresas  y los trabajadores deben buscar ajustarse a los requerimientos de los tiempos para no quedar relegados.

La gran pregunta es si nos estamos preparando para esta transición, para que el resultado no derive en más desigualdad, exclusión y pobreza. La economía del conocimiento es una gran oportunidad como en su momento lo fue la industrialización, pero debemos construir las bases para que el cambio no termine en sociedades más injustas y marginadas. Hay que educar conforme a las necesidades. ¿Lo estamos haciendo bien?