“Habrá disturbios si no gano”, Trump

Sumamente irresponsables las palabras de Trump al advertir que si no obtiene la nominación republicana en la próxima convención de julio, podría haber violencia por el descontento de sus seguidores.

De por sí el ambiente político está ya muy tenso, y los ánimos muy caldeados, para que el empresario incite de esa manera a que haya enfrentamientos.

Otra más de sus típicas frases desafortunadas que intoxican el ambiente, pero que desgraciadamente generan más votos, como hemos visto.

Y es que ése es el gran problema de Trump. Su falta de filtros a la hora de hablar y las consecuencias que eso conlleva. Es cierto que muchas personas en Estados Unidos y en el mundo están cansadas y hastiadas de los mismos discursos de siempre, y es verdad que está de moda el parecer genuino a la hora de hablar. Pero un personaje público con una gran cantidad de fieles seguidores y que pudiera gobernar al país más poderoso del mundo, debe tener mucho cuidado con lo que dice, porque sus palabras pueden, efectivamente, convertirse en violencia. Puede llegar un momento en el que ni siquiera el mismo Trump pueda controlar a su propia gente, así como el Partido Republicano ya no puede controlar al empresario.

Luego del triunfo de Trump en Florida, y de John Kasich en Ohio la situación favorece al magnate, pero no asegura necesariamente la cantidad requerida de delegados para su nominación automática. Esto quiere decir que pudiera haber una convención republicana disputada, lo que generaría un caos en el evento, pudiendo los delegados cambiar su intención de voto. Pero si gana Donald Trump, de cualquier forma habría mucha gente descontenta y la división sería muy complicada de superar.

El Partido Republicano está en una crisis compleja y tiene en sus manos salvar a Estados Unidos y al mundo de lo que podría ser un gobernante muy peligroso.


hectordiego@gmail.com