La tragedia de Nepal y la ayuda de internet

Las redes sociales son un factor fundamental a la hora de ayudar, porque aumentan exponencialmente la atención de ciudadanos en todo el mundo.

Hemos visto las imágenes de destrucción que nos llegan desde Nepal, como el caso de los históricos lugares de culto que desgraciadamente se han derrumbado. Hemos escuchado y leído cifras terribles: el temblor de 7.9 en la escala de Richter ha sido el peor en 80 años en la región y ha ocasionado miles de pérdidas humanas, que según el primer ministro Sushil Koirala podrían ser hasta 10,000; además la recuperación podría costar 5,000 millones de dólares, que representan el 20% del producto interno bruto del país asiático.

Pero la urgencia en este punto es ayudar a la gente que pudo sobrevivir, pero que no tienen dónde vivir ni qué comer, porque perdieron prácticamente todo. De hecho existen varios pueblos y aldeas no muy lejanos a la capital, Katmandú, que han sido incomunicados por las avalanchas o aludes ocasionados por el sismo. Incluso hay residentes de algunas de las regiones más remotas que ni siquiera cuentan con tarjeta de ciudadanía, es decir, no están adecuadamente registrados. La ONU ha informado que la cantidad de afectados por el sismo es de 8 millones, en un país que tiene una población de 30 millones.

Es muy difícil enviar ayuda en especie desde países como México por la distancia y los tiempos, pero hay otras formas en las que se puede contribuir, no sólo para facilitar el envío de recursos económicos, sino también para localizar víctimas. No cabe duda que la tecnología de la comunicación, sobre todo internet, es cada vez más importante para que la gente en distintos puntos del planeta pueda tener mayores facilidades para llegar a los damnificados.

Empresas como Skype están permitiendo llamadas libres por la gran demanda que existe y por los fallos en las comunicaciones tradicionales. Eso desahoga en gran medida algunos de los obstáculos y distancias. Google por su parte ha activado un servicio de búsqueda de personas (http://google.org/personfinder/2015-nepal-earthquake/), en el que al momento en que escribo, hay más de 7,000 casos en proceso. Por su parte la Cruz Roja, que es quizá el núcleo principal de recepción y donación de recursos, ha establecido también un mecanismo en su página http://www.nrcs.org, para hacer donativos, y Apple ha activado la posibilidad de donar directamente a través de iTunes.

Las redes sociales son un factor fundamental a la hora de ayudar, porque aumentan exponencialmente la atención de ciudadanos en todo el mundo y logran un impacto mucho más preciso para lo que realmente se requiere, como es el caso del hashtag #NepalQuakeRelief en Twitter, o Facebook que tiene el servicio Safety Check que es muy útil para descartar que amigos o conocidos hayan sido afectados por el sismo, además de que ha adoptado la posibilidad de ayudar a través de un solo clic. Aquí es donde vemos que las tecnologías de la comunicación nos pueden también ayudar a ser mejores humanos.

APUNTE RELIGARE. En una conferencia en la Casa de la Ópera de Sídney sobre el futuro del planeta, el famoso astrofísico Stephen Hawking, a través de un holograma, respondió de manera genial a la pregunta de una persona de la audiencia, quien le cuestionaba sobre “el efecto cosmológico de la salida de Zayn del grupo One Direction y de la devastación de millones de corazones de adolescentes en todo el mundo”, a lo que Hawking, con su emblemática voz computarizada respondió de manera sarcástica: “Oh, finalmente una pregunta sobre algo importante (…) un día quizás encontremos la prueba de la existencia de múltiples universos, y más allá de las posibilidades, allá afuera de nuestro propio universo quizás exista otro universo diferente, y en ese otro universo, Zayn todavía está en One Direction…”. Ese es Stephen Hawking, con su particular sentido del humor, un verdadero místico.

hectordiego@gmail.com