¿Una síntesis de todas las religiones? (2 de 2)

En nuestra ciudad hay cada vez más interés y entusiasmo por participar en el diálogo entre las distintas tradiciones religiosas. El domingo pasado se llevó a cabo el XVII Encuentro Interreligioso Monterrey 2013: Las Religiones del Mundo en la Pluralidad Cultural, ¿Apertura o Fanatismo? Fue todo un éxito, porque además de los discursos de cada uno de los representantes de las tradiciones religiosas, los participantes conversaron en grupos de diez personas por casi una hora, para luego conocer la reacción de los panelistas.

He aquí algunas frases que mencionaron. “Todas las religiones son perfectas, los que las hacen imperfectas son las personas que pertenecen a las instituciones” - Islam. “Es más importante lo que hagamos que lo que creemos” - judaísmo. “No se puede ser verdadero cristiano sin ser católico (en cuanto a universal), pero tampoco se puede ser buen cristiano sin ser evangélico” - cristianismo (intercambio entre tradición católica y evangélica). “El decir ‘no sé’ es un acto de humildad, pero además quiero conocer” - agnosticismo. “El elemento principal es un buen corazón, y todo se puede resumir en tener compasión y sabiduría” - budismo. “No sólo el servicio a Dios sino servicio a la comunidad” - hinduismo.

No cabe duda que la religión es la aventura más revolucionaria que ha emprendido el ser humano (lo pudimos constatar el domingo en el encuentro). Es revolucionaria porque no acepta el status quo, porque no se queda con la tiranía de la percepción, porque no se contenta con lo que los cinco sentidos pueden captar. La religión es revolucionaria porque a pesar de que reconoce que en esta vida se sufre, establece un camino para encontrar la plenitud. La religión asegura que si bien tenemos problemas, también contamos con soluciones; que aunque parezca que vivimos en un solitario universo, éste nos invita a ver más allá, y nos mantiene acompañados.

Pero el fenómeno religioso que es apasionante para bien, también lo es para mal. Es fuego que alumbra, pero también puede quemar; es luz que muestra el camino, pero también puede encandilar; es un llamado que invita pero también puede aislar; es un salto a la vida pero también puede ser un salto al vacío.

Del mismo modo podemos hablar del secularismo. Una dosis de agnosticismo siempre será buena para la humanidad, porque la pasión religiosa sin razón es peligrosa. Pero igual o peor de peligrosa es la razón científica sin compasión. Hay fanatismo tanto en la actitud preconvencional del ritual vacío, la expectativa del milagro hueco, el dogma sin cuestionamiento, como en la visión convencional del cinismo empírico.

El diálogo interreligioso ayuda a que la balanza se incline hacia una actitud más bien posconvencional, para lograr esa síntesis de la que habla Melloni. Una síntesis que se traduzca en paz, tanto interior como exterior; en pasión por la verdad y por seguir el camino hacia lo trascendente; en compasión por los demás, amor, solidaridad y empatía; y en acción por la justicia, la libertad y por la construcción de un mejor mundo.

APUNTE RELIGARE. Inició el lunes la reunión del papa Francisco y ocho cardenales para reformar el gobierno de la Iglesia católica. El pontífice ha dejado claro que no quiere una Iglesia “vaticano-céntrica” y que la idea es cambiar la forma en la que se administra todo el entramado institucional, porque entre otras cosas “la Corte del Vaticano es la lepra de la Iglesia”. Ojalá que de estas reuniones salga una estructura mucho más horizontal, humilde y de servicio. Al menos esa es la intención de Francisco.

http://twitter.com/@hectordiego