El mundo contra los terroristas

La comunidad internacional tiene que establecer estructuras muy claras y efectivas para lidiar con estos grupos transnacionales que han logrado gran fuerza de captación.

No cabe duda que las guerras ya no son lo que eran antes. La estrategia militar contra los grupos terroristas, sobre todo el llamado “Estado Islámico”, tiene que ser multilateral. De otra forma sería absolutamente inútil. Una operación unilateral como la habían estado pidiendo algunos republicanos en Estados Unidos no tendría los efectos deseados, especialmente por la versatilidad y la manera de operar de estos grupos radicales postmodernos. Sin embargo las ofensivas en conjunto contra EI, que ya han iniciado bajo el mando del controvertido general John Allen, tendrán que ser sólo una parte del camino hacia su erradicación, y no será nada fácil.

La comunidad internacional tiene que establecer estructuras muy claras y efectivas para lidiar con estos grupos transnacionales que han logrado gran fuerza de captación de jóvenes, formas de operación con diferentes células que han ido creciendo exponencialmente y una capacidad impresionante para hacer que sus integrantes se identifiquen tanto con algunas ideas religiosas, que fácilmente se convierten en arma de destrucción masiva para morir por la causa generando irreparables daños humanos.

Pero en realidad dichas ideas no tienen nada que ver con la religión, al menos no con la esencia de la misma. Y qué difícil es llegar con este tipo de conceptos a las zonas en donde son captados los jóvenes que se convierten en terroristas, pero es por ello que además de la fuerza aplicada por la coalición internacional, y además de imponer la ley internacional, se tendría que hacer un gran esfuerzo de educación en el plano global.

Terrorismo siempre ha habido, pero en 2001, con los ataques a Nueva York y Washington, el tema subió en la lista de prioridades de los países occidentales. Ahora vuelve a la atención mediática este tema, y es que las imágenes de las decapitaciones de periodistas han hecho sonar nuevamente las alarmas internacionales, y han puesto de relieve el poder que tienen los nuevos grupos terroristas. John Allen tendrá que mantener unida a la coalición de países que llevarán a cabo la estrategia contra el Estado Islámico, porque la división entre la comunidad internacional es gasolina para los terroristas.

Como en otros casos, por ejemplo el del ébola, se hace evidente la necesidad de tener una especie de gobierno mundial, algo así como una ONU fortalecida. Porque cada vez más los retos y las amenazas del mundo tendrán que ser enfrentadas en conjunto, o no podrá lograrse gran cosa. Esto aunado al hecho de que la fuerza militar tendrá que ir acompañada de la fuerza de inteligencia y la de educación. 

APUNTE RELIGARE. El cantautor Cat Stevens (ahora Yusuf Islam) regresará a los escenarios en Estados Unidos en su primera gira norteamericana desde 1976. Stevens se convirtió al Islam en aquella época y dejó de hacer música occidental para concentrarse absolutamente en la religión que acababa de descubrir: el Islam. En los últimos años el músico británico ha relajado sus autorrestricciones y ha vuelto a componer canciones no religiosas, aunque casi todas tienen algo que ver con la espiritualidad. Stevens ha sido un defensor del Islam y sobre todo un impulsor de que se conozca la verdadera esencia de la segunda religión con más adeptos en el mundo. Seguramente con esta gira por Estados Unidos se hablará del tema nuevamente y será muy sano escuchar a un icono de la música, a una persona profundamente espiritual, musulmán, difundir las características reales de una religión que ha sido tan benéfica para la humanidad a lo largo de la historia. 

hectordiego@gmail.com

http://twitter.com/@hectordiego