“¡Que la encierren!”

“Yo voté por Obama la vez pasada, pero en esta ocasión tendré que votar por Trump para tener un comienzo nuevo, fresco, y porque no le creo a Hillary, ella tendría que estar en la cárcel”, fue lo que me dijo un taxista de Cleveland. “No sé por quién votar, pero la verdad, Hillary no me convence, a pesar de que normalmente voto por el Partido Demócrata”, me dijo el empleado de una tienda de conveniencia, cerca del hotel donde me estoy hospedando. “No puedo creer que el chofer de un camión me acaba de gritar e insultar sólo porque critiqué a Trump”, me dijo, indignado, un reportero liberal de Nueva York que iba llegando a esta ciudad. 

“¡Que la encierren, que la encierren!” (“lockher up, lockher up!”) ha sido uno de los coros favoritos de los delegados de esta convención republicana que ha nominado a Donald Trump para la presidencia de los Estados Unidos, aunque hace unos meses esto hubiera parecido una broma. Y esa será, seguramente, la estrategia para intentar derrotar a Hillary Clinton en noviembre: posicionarla como una criminal y a través de ello convencer a votantes como el taxista, el empleado y el chofer. 

Sin embargo, la ausencia de republicanos destacados como la familia Bush, Mitt Romney, John Kasich, entre otros, demuestra que el Partido Republicano no está unido como se ha querido presentar en esta convención. La próxima semana en Filadelfia veremos cuál es la estrategia de los demócratas, que contrarreste los ataques contra Clinton y cómo aprovecharán la desunión evidente de los conservadores. 

APUNTE SPIRITUALIS. En un momento que nadie esperaba del segundo día de la convención republicana, habló Sajid Tarar, quien es un inmigrante paquistaní que vive en Baltimore, y que fundó el grupo Muslims for Trump para apoyar al nominado republicano. Lo increíble fue que incluso dijo una oración en pleno horario estelar, ante un par de gritos de “¡No al Islam!” por parte de un delegado. La mayoría de los asistentes pidieron silencio al delegado y escucharon atentamente al musulmán.

hectordiego@gmail.com