¿Por qué Trump sigue teniendo tanto apoyo?

Es el típico caso del personaje que se atreve a decir y hacer lo que nadie puede...

Después del encuentro que organizó la cadena Fox News entre los candidatos republicanos a la presidencia de Estados Unidos, el controvertido magnate Donald Trump continúa como uno de los favoritos para lograr la nominación, a pesar de las críticas que recibió debido a una mala actuación en el debate, y a pesar de la ola de ataques que ha recibido por sus frases desafortunadas sobre los mexicanos o sobre las mujeres, entre otros. Según una encuesta de Reuters/Ipsos, el empresario recibiría un 24 por ciento de los votos, muy por encima de su más cercano contrincante, Jeb Bush, quien sólo alcanza un 12 por ciento.

Y es que el fenómeno Trump sigue vivo y va mucho más allá que el personaje en cuestión. Entre más controvertidos y políticamente incorrectos son sus comentarios, mucho mejor se posiciona en la mente de los conservadores, muchos de los cuales han entrado en la moda global anti clase política: cuando hay poca confianza hacia los políticos tradicionales y llega alguien y dice las cosas que todo mundo dice en una plática de café o en una simple conversación entre amigos o familiares, entonces la gente ve cierta esperanza en él. A los políticos de siempre los ven con alguna agenda específica, con algún interés personal que esconden tras la retórica de cada periodo electoral, disfrazada con los típicos argumentos y promesas huecas que luego nunca se cumplen, o se cumplen a medias.

Además, los norteamericanos conservadores ven en Trump a alguien con los pantalones para enfrentar los problemas del país (o que creen que son problemas) y que no tiene ni pelos en la lengua, ni necesidad de ser deshonesto con sus acciones (según esto). Sin embargo, en el primer debate se pudo observar claramente cómo Trump evadía algunas de las preguntas que le hacían, de maneras muy tradicionales en ocasiones, sin dar datos concretos ni argumentos para probar sus dichos polémicos. Pero en lugar de ver eso, sus seguidores se enfocaron en las preguntas fuertes que le hizo la moderadora y en atacar a los medios de comunicación. Es el típico caso del personaje que se atreve a decir y hacer lo que nadie puede, es nuevamente el espejismo del salvador que viene a resolver todo lo que los políticos de toda la vida no han podido o no han querido.

Es verdad que en la era de las redes sociales ya no es tan fácil que el pueblo se vaya con fintas electoreras o con discursos artificiales diseñados con estrategias comerciales y no tanto de política responsable. Ya no es tan sencillo que una cara amable con un mensaje generado por un equipo de mercadotecnia pueda hacer cambios importantes en las preferencias de los votantes. Pero al final de cuentas el personaje Trump y su estrategia también son artificiales, y el que hable de forma más brava o diciendo cosas políticamente incorrectas no lo hace mejor candidato que los demás. Lo que sí tendrían que ver quienes están pensando en elegirlo como candidato republicano es el peligro que se tiene al darle más poder a un personaje tan poco predecible y que se maneja de forma muy visceral como es el caso de Donald Trump.

APUNTE RELIGARE. El papa Francisco estableció el Día Mundial de Oración por el Medio Ambiente, que a partir de este año será el primero de septiembre, para llamar la atención sobre los problemas medioambientales del planeta. Desde que la Iglesia católica decidió entrarle a la ecología, sí se ha notado un incremento en el interés por este tema, sobre todo de empresarios y de algunos gobiernos que no se habían asomado mucho al asunto. Importante señalar también estas acciones positivas de las iglesias al utilizar su vasta influencia en la población para generar un bien verdadero más allá de dogmas y discusiones sociales del siglo antepasado.

hmedina3@udem.net

http://twitter.com/@hectordiego