Trump gana, aunque pierda

De verdad puede ganar Trump las elecciones? Esa es una de las preguntas que más hacen los mexicanos en estos últimos días de la elección más mediatizada de la historia de Estados Unidos. Y la respuesta es: sí, las encuestas indican un empate. Y aunque Hillary Clinton gane el próximo martes, Donald Trump y todo lo que él representa ya ganaron. 

Los seguidores de Trump van a seguir estando ahí, pase lo que pase. Si gana, el movimiento se fortalecerá, al menos por los primeros meses de su administración, pero si pierde, es posible que crezca aún más. Un triunfo de Hillary Clinton el martes significaría el inicio de un proyecto de impeachment (desafuero) contra la demócrata que desgastará a la Casa Blanca y a la política norteamericana de una forma nunca antes vista. Ya se anunció el inicio de Trump TV, y aunque el magnate decidiera retirarse de la política y volver a sus empresas, los grupos que lo apoyan encontrarán la manera de hacer el mayor ruido posible para atacar a Hillary Clinton y las instituciones de Estados Unidos. Ya habló Donald Trump también de un problema constitucional si gana una candidata que está siendo investigada por el FBI.

Y es precisamente esa reapertura de la investigación del FBI lo que hace más fácil para Donald Trump el quitarle mérito a un eventual triunfo de su oponente y generar un ambiente hostil para su administración. Sin embargo, dicho todo lo anterior, sigue siendo mucho mejor para México, Estados Unidos y el mundo, que pierda Trump.

APUNTE SPIRITUALIS. Nunca habíamos visto una situación de decisión política tan difícil para los católicos en Estados Unidos. Incluso el papa Francisco ha hecho esa apreciación. Por un lado están temas como el aborto, el matrimonio gay, la legalización de la mariguana en los que la opción sería Trump; pero por otro lado está el trato a las mujeres, la economía, la salud universal y ahí tendrían que optar por Hillary Clinton. Veremos el martes la composición del electorado religioso.

hectordiego@gmail.com