El "Top 10" pontificio de la felicidad 1/2

Empieza nada menos que con una frase de tolerancia: “vivir y dejar vivir”, que nos recuerda el derecho de buscar la felicidad y permitir que los demás también lo hagan.

El papa Francisco, en una entrevista para el diario El Clarín, enumeró lo que él considera las 10 claves de la felicidad: Vivir y dejar vivir, darse a los demás, moverse remansadamente, jugar con los niños, compartir los domingos con la familia, ayudar a los jóvenes a conseguir empleo, cuidar la naturaleza, olvidarse rápido de lo negativo, respetar al que piensa distinto y buscar activamente la paz.

Una vez más el Papa traslada cuestiones esenciales y profundas de una manera clara y sencilla, sin grandes adornos. De nuevo Francisco, utilizando un lenguaje coloquial y positivo, aterriza el núcleo religioso y lo ofrece a la gente en general. Y es que el sello cristiano está inscrito en cada una de estas claves de la felicidad, pero sin por ello tener que pasar al exclusivismo sectario, es decir, sin dar sermones “sólo para cristianos”, o los que sólo un cristiano podría entender y asimilar. Al contrario, el pontífice enumera 10 consejos simples que, desde su perspectiva, nos pueden hacer felices, no sólo a cristianos o católicos, sino a todos los seres humanos.

Y empieza nada menos que con una frase de tolerancia: “vivir y dejar vivir”, una de las huellas que dejará este líder religioso, que nos recuerda el derecho de buscar la felicidad y permitir que los demás también lo hagan. Pero luego va rápido al ámbito de la compasión, empatía y solidaridad, al hablar de “darse a los demás”. Luego dice que debemos “movernos remansadamente”, una palabra interesante que significa ir hacia adelante, siempre dinámicos, pero con cautela y sabiduría, “como lo hacen los viejos”. No es el aventarse al “ahí se va”, sino hacerlo con “benevolencia y humildad”.

Y como hemos visto en muchos de los discursos de Francisco, prácticamente desde el inicio de su pontificado, se rompe la seriedad cuando pide “jugar con los niños”, porque de nada servirá cumplir los demás puntos si no nos divertimos al menos un poco, lo cual viene ligado con “compartir los domingos con la familia”, o al menos algún día en la semana, y yo agregaría: cualquier tipo de familia.

Después, entra en ámbitos más globales, como lo es “ayudar a los jóvenes a encontrar trabajo”, porque de lo contrario pueden caer en adicciones, criminalidad, fundamentalismos y demás venenos de la sociedad, que al final repercute negativamente en todos. “Cuidar la naturaleza” es cuidarnos a nosotros mismos, y además un ejercicio saludable que dará más y mejores años a la vida.

“Olvidarse rápido de lo negativo” no se refiere a no tomar en cuenta cuando algo malo sucede. Es más bien no quedarnos atorados en culpas, depresiones, enojos y ansiedades. Verlas, reconocerlas y seguir adelante con alegría.

Muy importantes son los últimos dos: “respetar al que piensa distinto” y “buscar activamente la paz”, porque aquí vemos el claro mensaje de diálogo interreligioso y de acciones concretas y prácticas a favor de la paz. No juzgar ni condenar como lo hacen muchos cristianos y otros religiosos, sino entender e iniciar la conversación.

APUNTE RELIGARE. Decir las 10 claves de la felicidad podrá parecer un título de libro de autoayuda, pero en realidad es una manera alegre (la palabra “alegría” ha sido muy importante para Francisco), con la que el Papa nos recuerda las cosas importantes en esta vida. Y se pueden hacer tratados teológicos de cada una de ellas, para quienes les apasione la teología, y está bien. Pero dichos de esta forma, y entendidos de manera simple, nos aleja de los conceptos y nos acerca a la experiencia.

hectordiego@gmail.com

http://twitter.com/@hectordiego