Tigres: saber perder sin teorías de la conspiración

Si fuera cierta alguna de las teorías de la conspiración (muy raras veces lo son, pero puede suceder), tampoco hace al América menos bueno, ni le quita el mérito.

Yo le voy a los Tigres desde que era un niño, y pocas cosas duelen más que perder una Final como la del domingo. La ilusión de ver a tu equipo campeón, la fuerza y unidad que se generan entre una comunidad de aficionados, con la esperanza de una celebración de triunfo, pueden ser contraproducentes a la hora de la verdad. Y la verdad fue que, sin duda alguna, el América fue mejor que los Tigres, y punto. Obviamente por la naturaleza del partido y las malas decisiones arbitrales se armó gran controversia, situación que aprovecharon, desde luego, quienes tienen alguna agenda política extra futbol.

Es cierto que el coraje y la impotencia que se desatan ante una derrota tan dramática como la que Tigres sufrió ante el América hacen que lo más fácil sea buscar culpables externos. Y claro, qué mejor que señalar a los de siempre: el Gobierno, Televisa, la mafia del poder, etcétera. Como si dentro de todos esos grupos no hubiera personas que le fueran a otros equipos de futbol, o como si todos los que le van al América tuvieran que ser priistas o progobierno.

El arbitraje dejó mucho que desear, pero no fue el determinante para la derrota de Tigres. Es muy difícil saber cuáles eran las intenciones del árbitro, y qué tanto influyó el poder de la televisora. Las teorías de la conspiración suelen ser falsas casi siempre. Aquí lo que toca para quienes somos Tigres, o para quienes odian al América, es asumir la derrota y seguir adelante. Se vale criticar al arbitraje y se puede pensar lo que sea sobre la presión de estar en un estadio como el Azteca, pero otra vez caer en las teorías de la conspiración lo único que logra es hacer más tóxico el ambiente. Hubiera sido muy difícil para el árbitro sacar todas las tarjetas rojas con un Tigres más aguerrido, más efectivo adelante y con una ventaja más amplia. Quizá no le hubiera alcanzado al América, ni con todas las expulsiones. Hay que asumir la responsabilidad.

Y si fuera cierta alguna de las teorías de la conspiración (muy raras veces lo son, pero puede suceder), tampoco hace al América menos bueno, ni le quita el mérito de haber llegado hasta donde llegó. Claro, si alguien tuviera pruebas de que Televisa o el gobierno, o algún grupo en particular, tienen algo que ver con la derrota de Tigres del domingo, pues que las presente, y entonces sí, ya no sería teoría de la conspiración, ya sería opinar con hechos reales y verificables. Mientras tanto, sepamos perder con dignidad y enfoquémonos en analizar los errores deportivos, y las posibles soluciones para las siguientes temporadas. El América es campeón, se lo merece, aunque duela.

APUNTE RELIGARE. Los terribles actos terroristas de Sidney, Australia, del lunes, en el que un extremista islámico mantuvo a decenas rehenes en un café durante varias horas, o el ataque a una escuela en Pakistán en el que murieron al menos 140 personas, ponen de manifiesto nuevamente la utilización violenta de una religión para fines personales o para intereses ideológicos que nada tienen que ver con la esencia espiritual. En una entrevista, el editor de la revista Islamic Monthly, Arsalan Iftikhar, aseguró que los Talibán, o ISIS, son los verdaderos enemigos del Islam, incluso citó al profeta Mahoma, quien dijo que los extremistas deberían ser considerados los perros del infierno. Además, añadió que la mayoría de las víctimas del terrorismo islámico en el mundo son precisamente musulmanes, lo que de alguna manera prueba su primer argumento.

hectordiego@gmail.com

http://twitter.com/@hectordiego