¿La Segunda Guerra Fría? Rusia jugando a las vencidas

Desde hace varios años, analistas internacionales han mostrado preocupación por las muy aparentes intenciones de Putin de ganar poder...

No me provoquen”, dijo ayer el presidente de Rusia, Vladimir Putin, refiriéndose a las sanciones económicas que podría imponerle la comunidad internacional, y añadiendo que habría una dura respuesta en caso de que procedan. Esto en el contexto de una de las crisis internacionales más peligrosas de los últimos años, en la que se pone a prueba nuevamente el sentido común y la capacidad diplomática de las partes. Una situación en la que dos visiones del mundo nuevamente salen a flote y hacen mover aquellas fibras de la Guerra Fría, que aún están ahí, a punto de despertar nuevamente.

Desde hace varios años, analistas internacionales han mostrado preocupación por las muy aparentes intenciones de Putin de ganar poder, primero internamente en la propia Rusia, y después hacia el exterior. Hay un resurgimiento del orgullo nacional en varios grupos del país más grande del mundo, y una estrategia de posicionamiento internacional que genera incertidumbre en Europa y en Occidente en general. Y es que la ocupación de las tropas rusas de la península de Crimea, en Ucrania ha sido uno de los movimientos más arriesgados del gobierno de Putin, pero a la vez uno de los más efectivos, al menos por ahora, en cuanto a reafirmar su naturaleza como potencia mundial.

Esto pone entre la espada y la pared a Obama. Una invasión total a Ucrania por parte de Rusia sería un golpe tremendo para Occidente, y es algo que no pueden permitir. Sin embargo, una intervención de la OTAN podría tener consecuencias funestas para la región y quizá para el resto del mundo. Por otro lado, las respuestas económicas, de presión diplomática, de aislamiento de Rusia, que están poniendo sobre la mesa, parecen, hasta el momento, no rendir muy buenos frutos. Eso genera inestabilidad en los mercados financieros, y mueve las piezas del tablero mundial.

Importante ver las reacciones de China, que según algunos reportes, ya habrían iniciado maniobras militares conjuntas con Rusia en el Mediterráneo, en un movimiento que, de confirmarse, pondría a temblar a cualquiera.  La postura de China es de amplia coincidencia con la de Rusia en el caso de Ucrania, y eso lo han dejado muy claro al bloque occidental. A diferencia de la primera, esta Segunda Guerra Fría estaría marcada por dos grandes potencias en el bloque que se opone a Occidente, y no sólo una (como lo fue la URSS), debido a la influencia que China ejerce hoy .

Los próximos pasos de Estados Unidos, Europa y la OTAN en general tendrán que ser sumamente cuidadosos, y habrá que esperar que impere el sentido común en Moscú también. A nadie le conviene una escalada repentina en Ucrania, pero parece que Putin va por la anexión de la muy estratégica Crimea, y Occidente va por hacer todo para que eso no suceda.

APUNTE RELIGARE. Un orgullo que Alfonso Cuarón haya ganado el Oscar al Mejor Director por la película Gravity. Sobre todo es una gran satisfacción que un mexicano haya demostrado la capacidad de llevar a cabo proyectos verdaderamente universales que trascienden fronteras, épocas, generaciones y culturas. Una obra que más allá de la calidad cinematográfica (que es muy alta en todas sus dimensiones), también es una experiencia transformadora, como el mismo Cuarón lo ha dicho. Una película que con el contexto de la vastedad del universo, muestra el camino espiritual y psicológico de una mujer que debe enfrentarse a ella misma para superar su propio sufrimiento y rendirse al momento, para luego volver a empezar y renacer. Enhorabuena por esta obra y ojalá que sea un gran ejemplo para todos los mexicanos.

hectordiego@gmail.com 

http://twitter.com/@hectordiego