Primera prueba para 2018

No está nada fácil en esta ocasión pronosticar resultados en los estados con elecciones y con mayor importancia mediática, como pueden ser Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua e incluso Oaxaca.  Este proceso electoral, que obviamente es muy importante para cada una de las entidades en las que se lleva a cabo, en el plano nacional llama la atención sobre todo por la medición de fuerzas hacia el 2018 y el posicionamiento de los partidos y los independientes.

El PRI espera mantener el status quo, que es lo que mejor sabe hacer, y apuesta por llevarse el carro casi completo. Sin embargo, no será nada fácil incluso en zonas tradicionalmente priistas como es el caso de Tamaulipas. El PAN y el PRD verán finalmente en números, para bien o para mal, las consecuencias de sus alianzas y de la visión de política pragmática para romper precisamente con ese status quo del PRI en algunas entidades.  Morena quiere asomar la cabeza y ponerse ahora sí de manera más oficial en la mesa electoral de cara a la candidatura de AMLO en 2018. Y los independientes quieren demostrar que la partidocracia está pasada de moda y que son una verdadera opción para “la grande” en dos años.

Veremos el domingo si el efecto Bronco en Nuevo León tiene resonancia en otros estados y si esa pudiera ser una tendencia hacia las presidenciales. Veremos qué tanto la respuesta a esa tendencia es a través de partidos de la oposición o con independientes. Veremos el papel de las redes sociales y qué tanta participación ciudadana hay.

 APUNTE SPIRITUALIS. Sigue habiendo reacción contra la iniciativa de matrimonio igualitario del presidente Peña Nieto. En el Estado de México fue el obispo Francisco Javier Chavolla quien encabezó las protestas con un gran cartelón que decía: “No se resignen ante el mal”. Terrible que el reconocimiento de derechos de millones de personas sea tachado como parte del “mal”. Qué bueno que el Gobierno Federal fue quien no se resignó ante el mal que sí representa parte de la Iglesia.

hectordiego@gmail.com