“Judíos y árabes se niegan a ser enemigos”

La presión de la sociedad civil global, sin embargo, podría contribuir de una forma distinta a esa paz que se busca. Al menos puede ser una fuerza más creativa hacia el objetivo de paz.

Ante la ofensiva israelí contra la Franja de Gaza, y la respuesta de los árabes con lanzamiento de cohetes, inició una campaña en las redes sociales que ya tiene eco en el mundo entero. La campaña “Jews and arabs refuse to be enemies” (Judíos y árabes se niegan a ser enemigos), pretende trasladar el sentido común a los líderes, intentar salirse un poco de la burbuja bélica, para que el ciudadano común presione, y para que haya mayor conciencia en el mundo entero sobre lo que sucede en aquella zona.

Es verdad que el conflicto en Medio Oriente es casi tan antiguo como la historia misma, pero también es cierto que las redes a través de internet son una variable interesante en estas nuevas escaladas de hostilidades. Aquí hay una oportunidad. Muchos presidentes de Estados Unidos y líderes europeos, han hecho intentos de establecer una paz duradera en Medio Oriente, pero por lo que vemos hoy, no ha habido grandes avances. La presión de la sociedad civil global, sin embargo, podría contribuir de una forma distinta a esa paz que se busca. Al menos puede ser una fuerza más creativa hacia el objetivo de paz, a través de la gente que sufre las consecuencias de los conflictos y el apoyo solidario de ciudadanos de todo el mundo.

Con fotografías en las que un judío y una árabe se besan, por ejemplo, o con letreros que señalan lo absurdo del conflicto, o con frases como “soy judío, dejen de matar bebés en Gaza”, la campaña ha sido impulsada en Facebook por un judío que estudia en el Hunter College, y una compañera árabe. Ellos discuten en clase y muestran sus desacuerdos, pero nunca llegando al punto de rompimiento. Eso es algo que quisieron difundir, y lo han hecho con su página de Facebook y con la campaña también en Twitter, a la cual se le ha dado un gran seguimiento y apoyo en todo el mundo.

El esfuerzo pretende también abrir la toma de la escena que estamos viendo en Israel y Palestina. Es una manera de recordar que hay una identidad más importante que las nacionales o las religiosas: todos somos seres humanos. Algunos han criticado este enfoque de la campaña, al decir que es muy reduccionista, o cursi, y que realmente no toma en cuenta todas las dimensiones del conflicto. Pero el pensar más allá de las acciones concretas que provocan una u otra reacción bélica, se puede reflexionar y ver las cosas tomando en cuenta las prioridades. Es como un anciano que en sus últimos días piensa sobre lo absurdo que fueron algunos enojos y comportamientos en su vida, ve las cosas en perspectiva. Así, esta campaña, con el hashtag #JewsAndArabsRefuseToBeEnemies, motiva a que se detengan un poco, a que se vean de lejos, por más compleja que sea la situación.

APUNTE RELIGARE. La Iglesia anglicana aprobó el acceso a las mujeres al obispado, un gran triunfo, sin duda. El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, se mostró “encantado” con la aprobación y añadió que con esto se cumple un viaje de 20 años que inició con la ordenación de las primeras mujeres sacerdotes. Este hecho en Inglaterra es un ejemplo a seguir para otras denominaciones, principalmente la católica, que se ha mostrado renuente a este tipo de avance. Y es que no hay ninguna razón de peso, ningún argumento que se sostenga para seguir  restringiendo el acceso a los principales puestos eclesiásticos a las mujeres. Esperemos que esto vaya arrastrando a los líderes católicos y de otras religiones, aunque sea poco a poco, hacia la toma de decisiones para lograr una sociedad religiosa más justa, equitativa y coherente, en todos los ámbitos. Ojalá.

hectordiego@gmail.com

http://twitter.com/@hectordiego