Hillary gana, pero…

El último debate de ayer lo ganó Hillary Clinton, sin duda. Y ahora sí con esto inicia la recta final de las campañas presidenciales en Estados Unidos hacia el día de la verdad, el martes 8 de noviembre. Faltan 19 días para las elecciones y Donald Trump no dijo que aceptaría el resultado. Vienen días tóxicos todavía.

Lo cierto es que independientemente del triunfo de ayer de Hillary, si cualquiera de los dos candidatos fuera cambiado por cualquier otro político importante de su partido, no tendrían los problemas que están teniendo actualmente. Si fuera Bernie Sanders el candidato no existiría el tema de confianza para Hillary. Pero si fuera Mike Pence, Marco Rubio o incluso Ted Cruz el candidato en el partido republicano, ya habrían aplastado a Hillary Clinton.

Y aunque en ambos casos hay escándalos y en los dos tenemos a candidatos con problemas de confianza en los electores, no cabe duda que es Donald Trump quien se lleva el palmarés en ese sentido, y quedó claro ayer en el debate cuando le dijo a Hillary “qué mujer tan asquerosa”. Y es que esta tendría que haber sido una elección de “cambio”, mucho más fácil para el partido republicano que para el demócrata. Pero crearon al personaje Trump y los demócratas decidieron que Hillary era la mejor para el trabajo, y tenemos esta elección sui géneris, extraña, tóxica.

APUNTE SPIRITUALIS. Debido a que la semana pasada escribí “¡Viva Halloween!”, varios lectores me “informaron” que en México “se celebra el Día de Muertos”.  A ver… nunca dije lo contrario.  Halloween y el Día de Muertos son dos fechas distintas, nada nos impide celebrar las dos. No pasa nada con que disfrutemos del sentimiento de carnaval, propio de Halloween, y también la tradición mexicana del Día de Muertos. No tenemos que seleccionar una sola entre las dos. No tiene nada de malo tomar prestadas las tradiciones de otras culturas (por cierto Halloween viene de una tradición celta, no de un rito satánico), y disfrutarlas a nuestra manera.

hectordiego@gmail.com