Bernie: joven y pragmático

El idealismo es muy sano como punto de partida en la política. Nada como el sueño de un mundo mejor y un líder genuino, con verdadera vocación de servicio, que pueda y quiera guiar al pueblo hacia un país con más justicia y por tanto más felicidad. Qué mejor que un personaje carismático y con principios que pueda señalar las inconsistencias de su propia gente, de su propio partido. Ese ha sido Bernie Sanders durante toda su campaña. Pero al final, cuando ya no quedó de otra por el triunfo de Hillary, ha optado humildemente por el pragmatismo, y eso es de aplaudirse: Donald Trump no debe ser presidente, y por lo tanto Hillary Clinton debe ganar la elección, aunque no sea del agrado de muchos correligionarios demócratas. 

El problema es que la mayoría de los seguidores de Bernie Sanders son jóvenes, muchos de los cuales nunca habían estado tan interesados en la política y hasta ahora se han “energizado” para apoyar a su gallo y para poder sentir el bern (feelthebern). Qué difícil es ahora convencerlos de que Hillary Clinton es muchísimo más cercana a sus ideales que Donald Trump, que aunque haya habido injusticias en el proceso demócrata, un triunfo del empresario acarrearía muchas más injusticias y convertiría al país en algo mucho menos parecido a lo que se supone que quieren. 

La clave de la campaña de Hillary Clinton y del Partido Demócrata por tanto es lograr que impere la razón y el sentido común en la mente de los jóvenes, de tal forma que impidan un retroceso épico de un eventual triunfo de Donald Trump.  En estos días de convención, los discursos han empezado a generar ese efecto.  Veremos si es suficiente.

APUNTE SPIRITUALIS.

Comparando Cleveland con Filadelfia, una de las palabras que más viene a la mente es: diversidad. La convención republicana en Cleveland forzó estratégicamente un poco de diversidad en sus discursos, pero los demócratas en Filadelfia realmente tienen la diversidad como una de sus características intrínsecas. Aquí sí que hay de todo. Todos representados.

hectordiego@gmail.com