Psi y que

La Psicología está loca

La Psicología es una disciplina científica que debe priorizar un enfoque basado en evidencias que combata el crecimiento de un mercado “alternativo” y tendencioso disfrazado con ropajes pseudocientíficos y que alientan la irracionalidad, el conformismo y la egolatría. ¿Cómo entender que, ahora el Coach es el merolico de feria que receta píldoras de autoayuda? ¿Cómo es posible entender que algunas personas supongan que las enfermedades pueden curarse transmitiendo “energía” por imposición de manos o dándose golpecitos (Taping) en distintos puntos del cuerpo? ¿Cómo aceptar que, sustancias “placebo” contenidas en simpáticos frasquitos y obtenidas sin protocolos clínicos, son capaces de restituir la salud mental?

La Psicología se encuentra bajo el ataque de movimientos ideológicos y pseudocientíficos que buscan la transformación individual de modo narcisista. En este sentido, ¿por qué la pseudociencia es consumida? La respuesta es compleja, pues existe por un lado, un discreto fetichismo de la mercancía “alternativa”, quizás el fetiche es algo que se necesita para generar seguridad. Por otro lado, la conducta supersticiosa cargada de creencias irracionales activa pensamientos y actos que aumentan la confianza de la persona en el dominio de la tarea que se va a realizar y en consecuencia el rendimiento es mayor. Así también, la sugestión y la presencia de un entorno ambientado juegan un papel estratégico en la efectividad de cualquier intervención sobre la salud mental. Cabe señalar, que una de las explicaciones más complejas y fascinantes, sobre porque las intervenciones fraudulentas funcionan es el “efecto placebo”, el cual explica que el modo en que nos sentimos depende en gran parte de lo que pensamos que sentiremos, de lo que anticipamos y de aquello que esperamos.

El camino de la ciencia es siempre relativo y comprometido, pero siempre proporcionará pistas válidas y confiables. Quise escribir este texto bajo una premisa: Como ciudadano, profesional, docente e investigador debo divulgar y denunciar, a veces de modo científico y argumentativo, y otras de formas ácidas, humorísticas y grotescas el abuso terapéutico, el intrusismo profesional, la usurpación de funciones y las intervenciones fraudulentas de la salud mental. De tal modo, que si de “mantras” se trata, aquí va el mío y con ello me despido…

“Padre Scientia que estás en lo cierto, analizados sean tus datos, venga a nosotros tu información cuantitativa y cualitativa, publíquense y divúlguense nuestros resultados investigativos en una revista arbitrada, indizaday con aceptable factor de impacto, ayúdanos a guiar a las personas con empatía y enseñar con rigurosidad, llévanos a defender argumentativamente de las críticas en los congresos de cada día y perdona nuestras torpezas teóricas y metodológicas, así como también nosotros combatimos a los simuladores, improvisados, esnobistas, intrusos y fraudulentos. No nos dejes caer en la tentación espuria de la pseudociencia y líbranos de todo saber dogmático, especulativo o iluminado”.

Twitter: @HectorCerezoH